sábado, 27 de junio de 2015

_Los niños son sagrados.

El niño de seis años de Olot (Girona) con difteria ha muerto durante la madrugada de este sábado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. El pequeño ingresó hace 28 días, tras confirmarse que sufría la enfermedad, de la que no estaba vacunado y de la que no se producía ningún caso en España desde 1987. Este es el último gran logro de los antivacunas. La sociedad debería empezar a considerar el discurso antivacunas como un ATENTADO CONTRA LA SALUD PÚBLICA y actuar en consecuencia. Recordemos también a la ministra Ana Mato que no le bastó con quitar la vacuna de la varicela del calendario obligatorio sino que además prohibió su venta en España por si algún padre loco y contrabandista osaba ponérsela a sus hijos.
¿Penitencia? ¿Castigo? ¿Te parece poco haber perdido a su único hijo por sus creencias magufas? El chiquillo no decidió NADA.

No hay comentarios: