jueves, 30 de abril de 2015

_Vergüenza ajena.












Ni siquiera durante los momentos más duros en las legislaturas de Margaret Thatcher, alter ego de la condesa consorte de Bornos, los alcaldes de ciudades turísticas como Londres cargaron contra los sintecho, muy al contrario duplicaron los recursos municipales para ayudas asistenciales. Intentar arañar unos pocos votos a costa de machacar a los que NO TIENEN NADA es miserable y rastrero. Es más de la misma hipocresía que hace años denunciaba el inmortal Quino por boca de Mafalda y Susanita. La cosa es NO IR A LA RAÍZ del problema, es criminalizar, esparcir más mierda, crispar, trolear [Maldita Hemeroteca]. Intentar hacer magia electoral con cuatro bravuconadas más propias de una quinceañera con bajas pasiones. De vergüenza ajena oiga, pobre Madrid y malditos patrioteros de boquilla, besaescudos que diría @jpedrerol.

1 comentario:

supersalvajuan dijo...

Qué juego dan las hemerotecas