lunes, 23 de marzo de 2015

_"Tenemos muchos fallos, si fuésemos perfectos seríamos de izquierdas".

¿Autocritica? ¿Para qué? A Carlos Floriano se le conoce en los mentideros y en el Club de la Comedia como “El Luisma”, en alusión al personaje que interpreta Paco León. Alguien en ese partido debería poner orden ya. La ciudadanía está más que harta de escuchar chorradas y soportar meadas fuera de tiesto. NO SOMOS SUBNORMALES. La regeneración política pasa por inhabilitar a los corruptos (cosa que no han votado en Andalucía) y echar a los incompetentes sean del colorín que sean, incluidos el susodicho, Celia Villalobos, su marido visionario y el Registrador de la Propiedad que aún preside el Consejo de Ministros. Entre ser perfecto y ser como Floriano hay un abismo de proporciones bíblicas y ninguno de los dos extremos me seduce.

No hay comentarios: