martes, 5 de junio de 2012

_La bella y competitiva Maya Nakanishi.


Es el último ejemplo de lo extraña que puede resultar para nosotros la moralidad japonesa. Mientras los contenidos conocidos como lolicon y Shotacon triunfan en los kioskos y las Junior idol son íconos, esta paralímpica japonesa se ve abocada a fotografiarse desnuda para vender su calendario por 1.200 yenes y poder así patrocinar la presencia en London 2012 y recibir, además, las críticas de sus paisanos por su “descaro”.
Maya Nakanishi vive en una autocarabana, es velocista y en 2008, en los Juegos de Pekín 2008, logró el cuarto puesto en la carrera de los 200 metros y el sexto en el sprint de los 100. Posee, además, el récord asiático en su especialidad. En Japón los deportistas paralímpicos no tienen ayudas estatales de relevancia, ni el respeto cuando deciden desnudarse. El mismo o parecido respeto que profesan a Asuka Izumi.

3 comentarios:

@Asuntos... dijo...

Vengo de mnm.
http://www.meneame.net/story/lentejas-sin-chorizo-opinion

Gracias porque no solo me he enterado del caso Maya Nakanishi y de las lentejas de Diógenes. He pasado un buen rato por el archivo y volveré.

Este blog ya está en mis marcadores.

Markos dijo...

Pasaba por aquí...y es impresionante la historia.
Eso sí, sigo sin conseguir digerir muchas de las peculiaridades de la cultura nipona, me hago galo: "esos romanos están locos".
Salu2

Necronomicón.net dijo...

@Asuntos…
Gracias, ponte cómodo.


@Markos.
Yo quiero hacerme definitivamente neozelandés, filipino o pasiego (hablo en serio) pero mi Merceditas tiene otras ideas.
A ver si consigo pirarme…