sábado, 30 de junio de 2012

Gracias por todo, Roberto Orallo.





Mientras su obra recorría individual o colectivamente distintos espacios expositivos de países como Francia, Bélgica, Portugal, Alemania, Italia, México, Argentina, EE UU, España y Japón, el Orallo docente consiguió sacar adelante el nuevo Bachillerato de Artes que implantaba la Logse.

Impartió clases durante seis cursos en Pamplona y cuatro en la Escuela de Arte Nº1 de Reocín. Treinta aquí, en el Instituto público Santa Clara (1978-2008). Llegó el momento de la jubilación en la docencia, pero no de dejar los pinceles.

Gracias Orallo por el eco, la pulsión, el aliento, los colorines, los murales, bocetos, la instrucción y la obra. Pasión, sueños, colores, pensamientos. ¿Qué nos hace diferentes? Este ajedrecista que iba para ingeniero, amante de las matemáticas y que “acabó” como muralista y docente en un instituto aún se lo pregunta. Y eso es lo que queremos quienes admiramos su trabajo, sus preguntas y descubrir el origen de sus colores y tablero. El arte no es carente de dolor. El que diga que es un goce pintar no se sabe lo que es la profesión. 



 
DOCUMENTAL: Roberto Orallo, en los colores de la noche from Diego Gomez on Vimeo.

Entrada relacionada en neonecronomicónblog; 

No hay comentarios: