jueves, 24 de mayo de 2012

_ Solo es memoria, Manolo.


En el spa Downtown Doghouse de Manhattan, Bob, un pequeño Buldog francés acaba de hacerse un brushing, una mascarilla de arándanos y un cepillado de dientes con pasta sabor a pollo. A Zahina, la revoltosa y pequeña Fox Terrier, la están librando de cera las orejas.
Me lo cuenta mi amigo Manolo, que acaba de inaugurar un restaurante en Bilbo. Se lo contesto aquí. Yo también flipé mucho en el Estado de NY. En 2001. Vi con estos ojitos como tenían más derechos los perros que los indigentes/humanos. Los parques son preciosos y muy amplios. Ahora no quiero imaginar, tampoco puedo volver, sr Pirri.
Solo es memoria. El Tiempo no se detiene.

2 comentarios:

supersalvajuan dijo...

El tiempo, los cambios y la duración.

Anónimo dijo...

Que no falte la memoria.