lunes, 14 de mayo de 2012

_La ciudad y los perros.

Si te llamas Mahmoud Ahmadinejad puedes comprar cuatro pastores alemanes con pedigrí y amarrarles en tu finca como guardianes. Pero si eres un anónimo ciudadano de Teherán ni se te ocurra pasear cualquier chusquel mestizo o pura sangre. Tu “delito” puede ser castigado con 30 latigazos y cuatro meses de cárcel. También te pueden castigar a latigazos por ser maricón, conductora de taxis, caricaturista o blogger. Qué puñetera fijación tienen esos islamistas con dar latigazos. ¿Por qué no se emplearán tan a fondo con el látigo contra los vendedores de heroína que han llenado las calles de Teherán de yonkis?

1 comentario:

Juan Echevarría dijo...

Me ha llamado la atención lo de los yonkis en Teherán. Es cierto, lo he leído en varios sitios.

Supongo que, como en otros países, a los ayatolás les viene bien tener a la población atontada.