jueves, 19 de abril de 2012

_Gris con verde.


Puedes estar separado de tu marido o de tu mujer, o no. Da igual. Puedes ensayar cualquier escena mil veces o exigirle a tus abogados que tengan en cuenta cualquiera de las imposibles posibilidades. En algún momento descubrirás que tu madre no siempre fue una santa y que el asesino de las novelas no siempre es el mayordomo. El tiempo debe detenerse, sí. Y las mentiras, las trampas y lo que no es natural, visceral, selvático y convulso NO deberían ser bocadillo obligatorio. Demasiada miga en el camino y demasiada corteza en el repertorio para una simple máscara incapaz de entender el guión.

Fotografía: Sylwia Makris©

1 comentario:

J. dijo...

Ya ni siquiera son demasiadas las migas. Un chaval de unos 20 años, sentado junto a la puerta del súper, me ha pedido hoy que le comprara pan.