martes, 13 de marzo de 2012

_El chiringuito.


Conguitos ha pasado de ser unas bolitas de chocolate y cacahuete riquísimas de comer a ser unos zapatos de suela flexible muy lejos de la calidad de aquellas botas ´Gorila´ que venían con una pelota verde.
Al menos nos queda la esperanza de que la mayoría de niños ya no necesitan correctores ortopédicos, ni alambres en lo dental o parches en algún ojo. La evolución les ha llevado a un regateo entre el abuelo con pegamento en la dentadura que come chuches o unos padres imputados.
Todos caminan mal, por cierto y ninguno es culpable.

1 comentario:

supersalvajuan dijo...

Todo se fue a la mierda hace mucho tiempo.