martes, 21 de febrero de 2012

_Insurrección estudiantil.


Es el eterno retorno, la historia siempre se repite. Décadas después del “pide lo imposible” los estudiantes han dado un paso más en sus exigencias y ahora pretenden conseguir lo impagable. Osados. Han cambiado a Albert Camus por Boris Izaguirre y armados con cartabones (“estoy muy loco”) se han enfrentado a la policía pidiendo calefacción en las aulas. Son el enemigo, antisistema, la juventud mejor apaleada de Europa.

Fotografía: @eddiedean

1 comentario:

supersalvajuan dijo...

¿Escuadra o cartabón? Son peligrosísimos.