jueves, 27 de octubre de 2011

_Shudō. La homosexualidad entre los samuráis.


En Japón la homosexualidad nunca ha sido considerada un pecado por parte de la sociedad o la religión, y solo fue restringida por prohibición legal durante un breve período de tiempo (1873-1880) para poder relacionarse con el occidente homofóbico por causa de la religión católica y protestante. Antes, al contrario, el amor entre hombres se había entendido como la forma más pura de amor, las raíces reales de la homosexualidad en el Japón se remontan a algunos de los primeros textos en japonés tales como el Kojiki (el libro histórico más viejo que se conserva relativo a la historia de Japón) y el Nihon Shoki.

El término shudō (“el camino del joven”) se le atribuye a Kōbō Daishi (772 – 834), el fundador de la escuela Shingon. Fue una tradición japonesa de homosexualidad estructurada por la edad, prevalente en la sociedad samurái desde su periodo medieval hasta el fin del siglo XIX. Desde círculos religiosos, el amor a un semejante del mismo sexo se difundió en la clase guerrera, donde era costumbre para un joven samurái (wakashū) ser aprendiz de un hombre mayor (nenja) y más experimentado. El joven samurái sería su amante por muchos años. Esta práctica, también conocida como bi-do ("el camino de la manera hermosa"), fue referenciada en innumerables obras de poesía, prosa, teatro, pintura, etc. En 1482, Ijiri Chusuke escribía:

En nuestro Imperio de Japón esta manera floreció desde el momento del gran maestro Kobo. En las abadías de Kioto y Kamakura, y en el mundo de los nobles y los guerreros, los amantes se juran amor eterno confiando que su buena voluntad es recíproca. Que sus socios fueran nobles o comunes, ricos o pobres, era absolutamente sin importancia ... En todos estos casos fueron muy conmovidos por el espíritu de esta manera. El camino de la manera hermosa debe ser verdaderamente respetado, y nunca se debe permitir que desaparezca. (1).




















El Shudō, en sus aspectos pedagógicos, marciales y aristocráticos, es muy análogo a la antigua tradición griega. La relación se inicia cuando los jóvenes aún son imberbes, antes de la mayoría de edad, un análogo extrañamente preciso de la institución de la pederastia, que floreció dos mil años antes en la Grecia Clásica. El manual de Kōbō Daishi bien pudo firmarle el poeta, filósofo y estadista Simónides de Ceos.

La pederastia en la antigua Grecia estaba muy relacionada con la tradición atlética y artística de la desnudez en la gimnasia, con la costumbre de matrimonios tardíos para los varones, con los banquetes y con el hecho de que las mujeres estuvieran recluidas en sus hogares. Impregnaba la cultura griega en todos sus ámbitos. Famosos políticos, guerreros, escritores y artistas disfrutaron de esta clase de relaciones y está datada su práctica desde al menos el año 600 a. C. hasta el 400.

En Japón la élite de los guerreros asumió ese rol de camaradería, amistad, atracción y respeto mutuo siglos más tarde y se encargó de preservarlo… ¿hasta nuestros días?.

Es natural para un samurai hacer todo lo posible para sobresalir con la pluma y la espada. Más allá de eso, lo que es importante para nosotros es no olvidar nunca, en nuestro último momento,  el espíritu de shudō. Si hay que olvidarlo, no será posible para nosotros mantener el decoro, ni la dulzura de la voz, ni los refinamientos de la conducta cortés. (2).
Autor anónimo de Inu Tsurezure, en 1653.




















La historia de Japón está protagonizada por señores guerreros feudales. Por la intervención en la política y la administración de la Patria de una élite de guerreros, respaldados por los campesinos, que creó la actual clase media japonesa. Eso acabó a finales del siglo XIX, pero de la misma manera que las artes marciales se convirtieron en deporte o exhibición las reglas del Bushido y el Shudō pasaron a ser terreno vedado para “los no iniciados”.




















Es cierto que los artistas japoneses contemporáneos no van a incidir en esa cuestión para regocijo de los occidentales. Akira Kurosawa, el famoso director cinematográfico, guardó un silencio inescrutable. Ninguna de las varias centenas de películas de samuráis producidas en el pasado siglo intentó siquiera sugerir la figura del nanshoku, "el camino de la manera hermosa". Queda pendiente en sus pantallas favoritas la versión japonesa de Brokeback Mountain, sigan atentos a las novedades chanbara.



Se me ocurre pensar en el dramaturgo Yukio Mishima como “el último samurái” que siguió la doctrina de Kōbō Daishi, un transtornado irreverente, reaccionario, ultraconservador, bisexual, candidato a Premio Nobel de Literatura, golpista, narcisista, paranoico, exhibicionista, mitómano; Mishima creó un “ejercito” particular, el tate-no-kai, y durante el incidente dejó el honor de su decapitación a su joven amante Morita, que desbordado por los nervios falló dos veces. Mishima dejó viuda a una mujer, Yoko, y su última nota fue para ella: “La vida es breve, pero yo desearía vivir por siempre”.
Mishima es inmortal, como sus admirados Miguel de Cervantes y San Sebastián.

[...] la mayoría de los que saltan al campo de batalla, rechazando a los enemigos y acompañado a sus señores hasta el final, son los compañeros sexuales de sus señores [gomotsu]. Anónimo, siglo XV.




▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬


Otras fuentes no enlazadas en el texto:

Bibliografía:
  • (1). Ijiri Chusuke, 1482 "The Essence of Jakudo" in The Love of the Samurai, A Thousand Years of Japanese Homosexuality by Tsuneo Watanabe and Jun’ichi Iwata, 1989, London, The Gay Men’s Press, p. 109.
  • (2). J. Z. Eglinton, trans. 1964, "Greek Love", New York, Oliver Layton Press, p. 248.
  • "Breve historia de los samuráis". Carol Gaskin y Vince Hawkins. Ae.
  • "El crisantemo y la espada". Ruth Benedict. Alianza editorial.

Imágenes:

Lecturas relacionadas en neonecronomicónblog:

26 comentarios:

Anónimo dijo...

Existe una película que trata este tema, se llama Gohatto.

Saludos :)

Necronomicón.net dijo...

@Anónimo.
Gracias por el apunte, lo desconocía.
http://es.wikipedia.org/wiki/Gohatto
Tu comentario servirá como actualización al post. Se agradece.

Anónimo dijo...

Vale, vale, he entendido que se trata de una práctica reglada pero lo primero que me ha venido a la mente ha sido el origen de la frase “ir a tomar por el culo”.
http://goo.gl/ukYme
La soldadesca siempre ha amparado esas situaciones, en todos los lugares y en distintos tiempos. En efecto, a los Templarios el Papa les dejó con el culo al aire. El chiste era fácil y más que real, lo siento.

supersalvajuan dijo...

Los samurais me dan miedo siempre.

Fiebre dijo...

Hoy has tratado un tema en el que no he profundizado por pereza...o por no querer, pero siempre me ha llamado la atención.

Y es cómo en las supuestas "más cultas que otras" civilizaciones antiguas, la homosexualidad ha sido tratada como una forma de refinamiento, de iniciación a un mundo cultural de los adolescentes etc.
Pasamos de puntillas porque no nos interesa.

Y mucho menos a las mujeres, que no queremos pensar que desde siempre, un maestro de cualquier disciplina, pensara que estábamos mejor en casa mientras "se calzaban" (perdón) enseñaban a un discípulo, para a la postre unirse a una fémina de determinada estirpe para tener descendencia.

Porque yo no me voy a poner a discutir ahora 2000 siglos de antigüedad, y mucho menos la actualidad.
Pero la denostación (vease países islámicos) de lo que se sabe que se hace en privado porque gusta, pero resulta "aborrecible" me alucina.

¿Quién ha decidido y en qué tiempo lo que es natura, anti-natura?...

Hoy me has dejado algo p´allá. No me esperaba un estudio tan amplio.

Markos dijo...

Me ha resultado un artículo muy interesante e instructivo, sobre una cultura que me resulta lejana y extraña.
No me sorprende que los nipones sean tan ordenados para todo, pero me impresiona.
Por cierto el enlace del incidente de diario sur creo que no va.
Gracias
Salu2

Necronomicón.net dijo...

@Anónimo. (2)
No te digo que no, ni que sí. Pudiera ser (o no). Pero que entre los Templarios había mariconeo… eso fijo. Incluso hay documentos al respecto.

Necronomicón.net dijo...

@Super…
No sufras, a mí me dan miedo los motoristas de Tele-pizza.

Necronomicón.net dijo...

@Fiebre.
La historia de la humanidad está marcada por esa realidad: la mujer estaba relegada a un segundo plano en la sociedad, en todas las sociedades y durante siglos y siglos ha sido así. Desde hace pocos años en algunas partes del mundo hemos entendido que eso no solo es injusto, sino que es el origen de muchos males. Durante casi toda la historia de la humanidad el acceso a la “cultura” estaba restringido a los hombres y vetado a las mujeres.
Tal discriminación la practicaban todo tipo de “asociaciones masculinas”, desde los militares, los arquitectos de catedrales, hasta los cocineros o pintores (1). Las Órdenes militares eran un instrumento más de la misoginia. Desde siempre, vamos…


(1) ¿Te has preguntado alguna vez por qué no hay cocineras en los ranking internacionales?. ¿Te has preguntado alguna vez por qué no hay mujeres en las enciclopedias de “Historia de la Pintura”?.

Necronomicón.net dijo...

Gracias por el aviso @Markos, es alentador comprobar que alguien pincha en los enlaces.
Lo he revisado y está bien, no sé por qué no funciona, sin embargo sí se puede llegar a él poniendo la dirección en el buscador. Es esta:

http://www.diariosur.es/v/20101106/cultura/incidente-mishima-20101106.html

Voy a desafiar a los Tengu de Blogger, a ver si funciona el enlace aquí.

El incidente Mishima. Diario Sur. .

PD. …Y como siempre muchísimas gracias por citarme en el pajarito azul. Hoy no te llamaré Sensei, evidentemente. Que ya cuelgo demasiados sambenitos.

Ronin de medianoche. dijo...

Vaya, otro mito que se nos cae. ¿Qué será lo próximo?

Necronomicón.net dijo...

@Ronin de medianoche… (1).

(1), me hizo gracia.
Vaya, tenemos el honor y el placer de contar con un Ronin en este sitio. Un samurái sin amo, un desprestigiado. Además es “de medianoche”, o sea, entre ninja y zombi, un campeón del mundo.

Actualiza tu programa, Ronin de medianoche, se trata del mismo “mito” en el que estaban involucrados los cuarenta y ocho ronin que se veneran en el Sengaku-jin . Por ejemplo.
La doctrina de Kōbō Daishi no es excluyente. Deberías saberlo, señor de la medianoche.

¿Lo próximo?, un premio Pulitzer para Kiko Hernández, sin duda. O que Bárbara Rey… patentó la triple palanca. Cuéntanos.

Shudō: La homosexualidad entre los samuráis dijo...

http://www.meneame.net/story/shudo-homosexualidad-entre-samurais

Anónimo dijo...

El artículo está bien… efectivamente poca gente conoce la relación existente entre los samuráis y la homesexualidad, de la misma manera que al pensar en este tipo de guerreros y en su filosofía sólo caen en palabras como "honor", olvidando otras como "muerte" y la relación intrínseca que este hecho tenía con la cultura japonesa.
Ahora bien me parece pecaminoso sacar a relucir el nombre de Mishima y dedicarle un triste párrafo. La lista de adjetivos que le dedica el autor del post es correcta, pero no lo es la relación de ideas que motiva su aparición. En primer lugar, Mishima no fue un samurai como tal. Fue un nacionalista convencido que siguió los ideales de la cultura japonesa de manera inamovible, y que a la vez abrazó la cultura occidental, haciendo más por la unión de ambas culturas de lo que cualquier político haya logrado. No era lo uno o lo otro, era ambas cosas, sin olvidar sus orígenes. Mishima puede ser llamado "samurai", pero antes que eso era un nacionalista, y como todos los nacionalistas japoneses se le vino el mundo encima cuando en la rendición de Japón en la 2GM el emperador Hirohito renegó de su divinidad. En el país del simbolismo, ese discurso fue un punto de inflexión cultural y social. Lo "samurai" pues que resultó el incidente fue más un medio para lograr espectacularidad y un pragmático efectivismo en su golpe de Estado que un fin en sí mismo. Recordad que sus primeros ideales (e incluso instintos sexuales) aprendidos de forma autodidacta (pues su padre le reprendía por dicha forma de aprendizaje) venían de las pinturas del Renacimiento propias de artistas como Miguel Angel, no de ningún artista oriental.
En segundo lugar, es cierto que muy probablemente Morita fuese su amante, pero esta relación no se limitaba al contexto de samurai, pues Mishima era a todas un claro homosexual (o quizá bisexual), capaz de llevar una máscara que ocultara su tendencia sexual, al igual que actuaba en todos los contextos sociales con una eficacia adaptativa sorprendente. Leán Confesiones de una máscara para más información, la autobiografía interpretativa y nunca aceptada del todo por el propio Mishima.
Por último, Mishima es, con todas las de la ley, el Dostoevski japonés. Era un genio, probablemente superdotado, capaz de escribir novelas del nivel de El marino que perdió la gracia del mar, a la vez que compaginaba su labor como dramaturgo, actor, y todavía le sobraba tiempo para entrenarse y ganar en varias ocasiones premios nacionales de culturismo. Una de las personalidad más productivas de la historia.

En resumen, que citar a Mishima podría venir al caso, pero sólo quería completar un poco más la información aportada sobre él e intentar no limitarlo sólo a un posible ejemplo de Shudō.
Y sí, efectivamente, Mishima es inmortal, según el concepto homérico de la palabra.
Aún con todo enhorabuena de nuevo por el artículo al autor del mismo.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Hoy voy a ver- una vez más- “el último samurái” en la 1 con otros ojos.
Interesante.

Markos dijo...

Enhorabuena por la portada en menéame :-)

Necronomicón.net dijo...

@Anónimo (3).
La mención a Mishima más que “pecaminosa” era inevitable. Es un escritor al que le tengo una especial devoción. Desde hace muchos años.
Efectivamente, no ha sido “el último samurái”, ni tan siquiera fue un samurái. Entiende la cita como una licencia ¿literaria? que me he tomado. Tampoco fue golpista, era un férreo nacionalista como bien dices.
Me llama la atención, y me gusta, que en mnm, en los comentarios, hayan incidido en la figura de Yukio Mishima, más que en el Shudō.

Gracias por tu comentario, yo no fui capaz de meter a Dostoevski en el artículo pero me atreví con Miguel de Cervantes.

@Anónimo (4).
Que lo disfrutes (de nuevo).

@Markos.
Muchas gracias 兄弟道場 (buscarás) y disculpa el mamoneo. (Ahora sí, Sensei Markos). Yo solo soy líder de dos gatos y un perro injustamente discriminado. Vagabundo, incluso. Una pena, penita, pena. Pero lo llevo.

Anónimo dijo...

Para Necronomicón.net

Hola de nuevo, soy el que publicó el comentario (largo) sobre Mishima.
entiendo que era una licencia, y como te he dicho era correcta porque, efectivamente, venía al tema. Y sí, Mishima es un gran puente para los occidentales cara a contemplar la cultura japonesa.
Una vez más gracias por el artículo y por tu consideración a la hora de responderme. Al final, lo que confrorma el sentido de esta gran comunicación que es Internet es la aportación de distintas ideas desde diferentes puntos de vista, y me alegra el tono y la aportación de tu réplica.

Un saludo.

Necronomicón.net dijo...

@Anónimo.

De nuevo gracias a ti. Valoro mucho las aportaciones en positivo.

Gracias.

Anónimo dijo...

O sea, tenían un esclavo sexual...
Qué romántico ♥

Anónimo dijo...

Lo más normal del mundo y se agradece el apunte histórico. Yo lo desconocía. Por cierto, en aquellos tiempos ¿Cuál era la expectativa de vida? ¿35, 40 años?.

Anónimo dijo...

Interesante. Me han entrado ganas de leer a Mishima y lo pienso hacer.

Necronomicón.net dijo...

Uno de los motivos por los que decidí activar la supervisión de los comentarios era filtrar todos aquellos que contuvieran “jajajaja” y similares HOYGAns.

ricardohugoortiz dijo...

Me encantó la entrada, yo la primera vez que leí acerca del tema de la homosexualidad dentro de los samurais fue cuando leí "Hagakure", o "El Libro del Samurai". Ahí hay un capítulo que generalmente está censurado, que es todo un capítulo que habla acerca de la homosexualidad. Explica cómo el maestro del samurai es dueño de la vida de éste, y que no importa qué le ordene, el samurai debe obedecer.

Inclusive ellos veían la homosexualidad no como un acto genital en sí, sino como un acto de obediencia y de entrega.


Sin embargo tengo entendido que no todos practicaban la homosexualidad, que inclusive muchos estaban en contra porque decían que les cambiaba el "chi", por eso a medida iba pasando el tiempo algunos médicos/alquimistas de la época no podían usar las técnicas de acupuntura en los hombres porque les había cambiado la proporción de energía yin/yang.

Es un tema muy entretenido.

Felicitaciones por el artículo, te quedó bárbaro.


Ricardo.
@richmza en Twitter

Necronomicón.net dijo...

@ricardohugoortiz


Muchas gracias por el aporte y la cita.

Necronomicón.net dijo...

Cordial AVISO PARA NAVEGANTES:

Ya son dos los blogs que han copiado, con mejor y peor fortuna, este artículo SIN ENLAZARME. A continuación C&P el comentario que les he dejado:

En el sidebar de mi blog se recuerda a los lectores que todos los contenidos están sujetos a una licencia creative commons attribution 3.0. Eso significa que permito que se difunda en otros sitios con la condición de no alterar el contenido, citarme Y ENLAZARME. Pedir permiso para hacerlo (en los comentarios o por correo, de forma más privada) también es una señal de buena educación y buenos propósitos.
Leyendo “su artículo” parece que yo trabajo para su blog.
Aún con todo reciban un cordial saludo.


http://notengobocaynecesitogritar.blogspot.com/2011/10/shudo-la-homosexualidad-entre-los.html
Necronomicón.net (necro para los amigos), de neonecronomicónblog

Aprovecho la ocasión para agradecer a @corda el envío a menéame.net, a los 13 usuario de Twitter y a los 7 de Facebook que lo han mencionado.