martes, 18 de octubre de 2011

_´El sueño de la esposa del pescador´. Hokusai.


La mayoría de obras de arte que consideramos “eróticas” no lo son en absoluto. Son, en el mejor de los casos, vagamente sensuales y en el peor, simplemente impactantes. Lo erótico nunca es impactante, pero siempre es sorprendente. La imagen de arriba me parece un ejemplo del erotismo en el Arte. Se trata de una pintura sobre madera obra de Katsushika Hokusai (1760-1849), titulada “El sueño de la esposa del pescador”. La representación de una fantasía femenina que ningún hombre pudiera cumplir, una imagen perturbadora y sorprendente con la calidad de lo delirante y la capacidad de escapar a lo íntimo y familiar. Quizá un buen ejemplo para ilustrar lo que, un siglo después, escribió Emmanuelle Arsan: El erotismo, ese triunfo del sueño sobre la naturaleza, es el refugio del espíritu de la poesía, porque niega lo imposible.

La obra de Hokusai es inconmensurable, los estudiosos dicen que fue el autor de más de 30.000 trabajos que abarcan distintos ámbitos v técnicas. Algunos le señalan como el “inventor del manga”, pero eso es una falacia. Su obra cubre toda la gama del arte ukiyo y surimono. Ilustró libros de poemas, históricos, paisajísticos, introdujo en su estilo la técnica de la perspectiva y el colorido occidental. A mediados del siglo XIX sus grabados llegaron a París. Allí eran coleccionados especialmente por parte de artistas impresionistas de la talla de Vincent Van Gogh, Claude Monet, Edgar Degas y Henri de Toulouse-Lautrec.

2 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Como siempre estupendo pasar por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Necronomicón.net dijo...

@La sonrisa….(tocayo). Gracias por leer y dejar un comentario.