viernes, 14 de octubre de 2011

_El pequeño dragón.


Tengo el corazón partido. No sé qué haría si me invitaran a la boda del joven monarca Jigme Khesar Namgyel Wangchuck (Jaime para los amigos) y la señorita Jetsun Pema. A ver, soy fumador empedernido y Bután es el único país del mundo en el que está prohibido fumar tabaco, a los locales les multan con $232 (el salario de dos meses más o menos) si les pillan con un pitillo y a los visitantes directamente les expulsan del País. ¿En qué queda una boda sin un buen puro en la sobremesa?. Sin embargo en Bután se recolecta y fuma una de las mejores mariguanas de Oriente. La producción es para el consumo nacional y hay tanto excedente que los campesinos se ven obligados a realizar fogatas. Ignoro si esa circunstancia la tuvo en cuenta Jigme Singye, el padre del actual monarca, cuando en 1972 impulsó el término ´felicidad nacional bruta´ (FNB), un indicador que mide la calidad de vida en términos más psicológicos que el producto interior bruto (PIB).

En cualquier caso felicidades a los novios. En Nepal, sus vecinos, aún puedes negociar con los Zippos, como en el ´87 y pagar el Marlboro a 2/1 London mientras te ofrecen el hachís más empalagoso del mundo.

3 comentarios:

Markos dijo...

Yo es que lo tengo todo eléctrico, hace años que no veo un butanero...
Lo de la felicidida nacional bruta es para troncharse, seguro que es por las fogatas de maría, segurísimo :-)
Salu2

supersalvajuan dijo...

Pues felicidades a los novios.

Anónimo dijo...

Casi que estoy por irme a vivir allí, lo de felicidad nacional bruta me ha llegado al alma.