viernes, 16 de septiembre de 2011

_Un tipo caga y no tiene papel para limpiarse el culo. #Periodistas.

Anteayer mientras la alarma antirobos del mega gimnasio que adorna los bajos de mi residencia catastral no paraba de chillar, me di cuenta de que no tenía papel higiénico después de dejar un pino de no menos de ochocientos gramos. No sabía si tirar de la cadena o bautizarle. Esta situación sí que es noticia porque desde hace muchísimos años compruebo las existencias de celulosa antes de ponerme a la tarea de defecar y porque jamás antes había pensado en la insana costumbre del bautizo.

Debí haber llamado a algún amigo periodista para que cubriera la exclusiva y continuar así con esta saga atemporal (no es un catarro de Agosto) de no-noticias. Evaristo Acevedo y Mingote lo hubieran hecho de tener tanto poderío intestinal y un mega gimnasio como vecino.

Cosas menos importantes vemos en las portadas. Una mujer de Palencia sufre un mareo sin importancia en su domicilio, el increíble caso del un señor de Cuenca que perdió el tren, el indignante momento en que la grúa se llevó un coche que estaba mal aparcado, llovió en Murcia pero no pasó nada (pero nada de nada, ni inundaciones ni nada, ni salida alguna de los bomberos, nada). Llega ahora: Detenido por intentar atropellar a un compañero con una carretilla.


El cuerpo de la exclusiva es escalofriante, apocalíptico, dantesco, perturbador…

La víctima fue alertada del peligro a gritos por algunos de sus compañeros y tuvo tiempo de apartarse sin que sufriera ninguna lesión. La carretilla, que llevaba las palas a la altura de la espalda de la víctima, se empotró contra una máquina pesada que quedó desplazada medio metro aproximadamente. A continuación víctima y agresor se enzarzaron en una pelea hasta que fueron separados por sus compañeros. Ambos resultaron ilesos.

Lo dicho, mi noticia no difundida tenía más sustancia que las anteriores. 8oo gramos más, o así.

4 comentarios:

Markos dijo...

Hay que rellenar como sea...Quizás los redactores de esas noticias terminen siendo los que escriban los discursos de los políticos del futuro. Ya llevan adelantada la mecánica de no contar nada.
Salu2

Anónimo dijo...

Ayer perdí el móvil. No recuerdo donde.

Pepe del Montgó dijo...

Más de una vez me ha pasado y por ello suelo llevar en el pantalón de estar en casa un buen trozo.

Alejandro dijo...

¿Cómo te vas a presentar al premio bitácoras, si esto es cuadradito, no redondito?. (¿O era al revés?).
Ains… ¡QUÉ SUFRIMIENTO!, parece real.