martes, 13 de septiembre de 2011

_El escupitajo de Tordesillas, un año más.


Que no me vengan con protaurinos o antitaurinos. Lo que ocurre todos los años por estas fechas en ese pueblucho no tiene nada que ver con la tauromaquia. No conozco a ningún aficionado a los toros –ni de Sol ni de Sombra- que apoye esa sed de sangre por parte de la horda, esa cobardía amparada en la turba y el anonimato.

Son unos cobardes, la suma de muchos cobardes. Son una vergüenza para los taurinos.
Entre la valentía de José Tomas y los bajos instintos de cientos de catetos vallisoletanos hay un mundo. Qué digo, hay varios mundos. Que no les confundan. ´Eso´ es un linchamiento, una lapidación; no tiene nada que ver con el duelo entre un hombre y un animal poderoso.

Aún más, esos cobardes son unos hijos de puta y no pienso parar en ese pueblucho de mierda ni para mear. Tenía que decirlo aunque sea un martes 13.

2 comentarios:

Roberpf dijo...

(puesto en pie)
PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS, PLAS...

No podría estar más de acuerdo contigo. EN TODO.

Anónimo dijo...

Bien dicho y con el aval académico. Hay que repetirlo todos los años. Culo =/= 7 témporas:

"Lo dije, y lo sostengo. Llamar combate, torneo y espectáculo de épica bravura a miles de fulanos acosando a un animal solitario y asustado, y después tratar de héroes a una turba enloquecida por el olor de la sangre, que durante media hora acuchilla hasta la muerte al toro indefenso, refugiado en un pinar, y que luego salga la alcaldesa diciendo que «el combate fue rápido y ágil», y que el Aquiles de la jornada, o sea, el cenutrio que le metió el primer lanzazo, alardee, como el año pasado, de que «el toro estaba a la defensiva y se escondía en los arbustos, así que era difícil alancearlo», es un sarcasmo, una barbaridad y una canallada. Se pongan como se pongan. Al menos, en las plazas de toros el animal tiene una oportunidad: empitonar a su verdugo, de tú a tú. El consuelo, tal vez, de llevarse por delante al cabrón que lo atormenta.

Así que, por mi, todos los heroicos lanceros de la Vega pueden irse a hacer puñetas".

Arturo Pérez-Reverte. “Sobre chusma y sobre cobardes”. 25 Mayo 2003.

www.altarriba.org/5/perez-reverte.htm