jueves, 29 de septiembre de 2011

_¿Estamos a setas o a Rolex?.


Aquí hay mucho jamón que cortar. La crítica más facilona sería resaltar si Bildu no quiso recibir a los príncipes en la inauguración o si el nombre de la university está en ingles en lugar del euskera o el castellano, pero no, el fondo tiene más sustancia que eso o preguntarnos si realmente el edificio representa una pila o ristra de platos.

¿Te gusta la cocina? Aprende una profesión con futuro. El máster más completo para consolidar tu proyecto. Esa es la publicidad en la Web de La Facultad de Ciencias Gastronómicas (Basque Culinary Center) recién inaugurada en Donostia. Una escuela con 15.000 metros cuadrados de instalaciones divididos en cinco plantas que tiene “dos claros objetivos: formar profesionales cualificados y promover la investigación en la cocina”.

Esta universidad privada está avalada por catedráticos de la categoría de Juan Mari Arzak, Pedro Subijana, Martin Berasategui, Hilario Arbelaitz, Andoni Luis Aduriz, Karlos Argiñano y Eneko Atxa. Dispone de un centro de I+D que envidian licenciados en otras Ciencias. Aquí hay mucho pastel por repartir. El coste de la matrícula es de 8.000 euros - por cada uno de los cuatro cursos - para quien pretenda obtener el título de graduado en Gastronomía y Artes Culinarias.

A ver, no se pretende formar profesionales cualificados. Si esa es la intención tanto el Gobierno Central como el Autonómico deberían incrementar sus aportaciones a las Escuelas Profesionales de Hostelería, mejorando las condiciones de trabajo de los profesores, las instalaciones y la posibilidad de los estudiantes a acercarse al mundo laboral mediante acuerdos entre los pequeños empresarios y las escuelas, porque ahora los becarios solo engrosan las plantillas de los grandes hoteles. Aquí hay mucho bogavante cojo y cangrejeros sin escrúpulos.

Licenciarte en el BCC , colgar su diploma en la pared y ponerte una estrella en el mandil mientras abres el último lugar de moda a mi no me asegura un futuro espléndido para la hostelería. El futuro es tener un equipo de trabajadores que sepan lo que tienen entre las manos, la licenciatura la da el trabajo diario y la cátedra soportar muchos años un sinvivir muy duro.

Amo mi oficio, pero cada día menos. Todos los días señalando tontos y cada vez hay más, incluso en los portales. Empezaron a prostituirnos, ningunearnos, cuando esos mismos catedráticos de pago llamaron a nuestro oficio restauración. Yo cuando oigo lo de restauración me imagino un albañil, los tapices del Prado o un fontanero, no un sumiller de los de toda una vida. Claro, que ellos son millonarios, jesuitas, vascos y catedráticos; tendrán razón pues, #ahivalahostia, son 32.000 o más.

lunes, 26 de septiembre de 2011

_ El último trago.


1994. Un día primaveral se enterró el cuerpo del escritor, que llevaba dos años luchando contra una leucemia que le había apartado de los bares aunque no de la escritura. Pulp, su última novela, apareció un mes antes de que el corazón frenara en su casa de San Pedro, California, que había comprado con Linda, su segunda esposa. Allí estaba ella con ropas hippies, junto a su hija Marina. “La primera palabra que aprendí de bebé fue licor”, recordó ella, mientras las paletadas de tierra, como latidos de una máquina de escribir, cubrían el féretro de su padre.
También había escritores, poetas, editores, traductores y amantes. Pero la mayoría de aquel centenar de personas que acudió al cementerio era gente corriente, vecinos del bebedor. Uno de ellos sacó una botella de Scotch Whisky del bolsillo y la vació junto a la tumba. Para el viaje... Tras poner la lápida, tres monjes budistas cantaron en un idioma que a todos les pareció extraño. Sean Penn, amigo del difunto, comentó en voz baja al poeta Gerald Locklin: “¿No saben que esto es América? ¿Por qué coño no cantan en español?”.




-ooOVERSUSOoo-


1994. Mi abuela doña Antonia tiró de todos. Era una mujer soberbia que trató a todos con mano de hierro con el mismo ímpetu espartano con el que condujo su vida. Una de sus pocas ilusiones, quizá la única, era irse al nicho en una buena caja.
Aquél día fatal y lluvioso la caja era tan grande que no cabía en el nicho. A última hora los albañiles picaron ladrillos y cemento durante mucho tiempo porque no había bahía para tanto ferry. La caja era más grande que el hueco. Solo yo hice chistes en voz baja después de portar su féretro y observar a los picapedreros entre paraguas y catiuscas.
Sus carcajadas, las de la vieja, inundaban Carriazo, lugar de vikingos. Nadie preguntó por el origen de mi sonrisa, tan solo me miraban y no escuchaban el eco entre los robles. Una vez más la señora se había salido con la suya y yo era su pregonero. Mi hermana vomitaba y los hijos de la ínclita se mostraban impacientes, confusos. Las vacas no dieron leche en cuarenta días y no dejó de tronar durante siete o así. Nadie era poeta entonces, ni  el espçiritu de mi maestro Montes de Neira.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

_Blablerías y tal.


Oyendo una y otra vez - en una barra cotidiana- comentar la jugada de Fuerteventura, lo del hotel, las chavalas tan simpáticas, los jipis, las piedras que fríen huevos, los camellos y los camilleros (sic), por Jose María y Josefina, dos labriegos jubilados que jamás cotizaron a la Seguridad Social porque entonces no era obligatorio hacerlo o no estaba perseguido no hacerlo y lo normal era añadir un 25% de agua a la hechura de la lechera, me asaltan dos preguntas y una certeza: ¿Qué pasará cuando desaparezcan los viajes del IMSERSO?, ¿Quién será la rata que le ponga el cascabel al gato?. A Josefina y Jose María les encanta el queso de Bejes cuando es gratis y comparten con júbilo de fiesta, entrañablemente, un Bitter Kas.

A Jose María le indigna que CR7 haya hecho una peineta nada más pisar Santander y opina que ese chulo podría meterse el dedo en el culo. Pienso que claro que podría y repito del quesuco. Josefina me dice que soy un encanto y a su izquierda está un joven parado que dice que es ingeniero, máster del universo, que habla tres idiomas y que ha decidido que hoy se hace camarero y filósofo mientras lanza otro curriculum modo fotocopia y teclea en su dispositivo móvil favorito. Desde hoy está a prueba, por pesao y gracioso. Esperamos mucho de él cuando lleguen los japoneses, pero sobre todo esperamos que deje bien repuestas las neveras, a Josefina, los palilleros y los servilleteros. Estos ingenieros pueden, confiamos en ellos, y como nuestros valores no cambian no hacemos prejuicios aunque sean labriegos que nunca cotizaron o ingenieros que nunca vieron Barrio Sésamo .

Coda: Leído en un pósit amarillo a las 5,50 de la madrugada. "El panadero no avisó. Hoy no hay pan, vete a un chino y pregunta por las fresas o llama a María Jesús". #Lahostiapues

viernes, 16 de septiembre de 2011

_Un tipo caga y no tiene papel para limpiarse el culo. #Periodistas.

Anteayer mientras la alarma antirobos del mega gimnasio que adorna los bajos de mi residencia catastral no paraba de chillar, me di cuenta de que no tenía papel higiénico después de dejar un pino de no menos de ochocientos gramos. No sabía si tirar de la cadena o bautizarle. Esta situación sí que es noticia porque desde hace muchísimos años compruebo las existencias de celulosa antes de ponerme a la tarea de defecar y porque jamás antes había pensado en la insana costumbre del bautizo.

Debí haber llamado a algún amigo periodista para que cubriera la exclusiva y continuar así con esta saga atemporal (no es un catarro de Agosto) de no-noticias. Evaristo Acevedo y Mingote lo hubieran hecho de tener tanto poderío intestinal y un mega gimnasio como vecino.

Cosas menos importantes vemos en las portadas. Una mujer de Palencia sufre un mareo sin importancia en su domicilio, el increíble caso del un señor de Cuenca que perdió el tren, el indignante momento en que la grúa se llevó un coche que estaba mal aparcado, llovió en Murcia pero no pasó nada (pero nada de nada, ni inundaciones ni nada, ni salida alguna de los bomberos, nada). Llega ahora: Detenido por intentar atropellar a un compañero con una carretilla.


El cuerpo de la exclusiva es escalofriante, apocalíptico, dantesco, perturbador…

La víctima fue alertada del peligro a gritos por algunos de sus compañeros y tuvo tiempo de apartarse sin que sufriera ninguna lesión. La carretilla, que llevaba las palas a la altura de la espalda de la víctima, se empotró contra una máquina pesada que quedó desplazada medio metro aproximadamente. A continuación víctima y agresor se enzarzaron en una pelea hasta que fueron separados por sus compañeros. Ambos resultaron ilesos.

Lo dicho, mi noticia no difundida tenía más sustancia que las anteriores. 8oo gramos más, o así.

martes, 13 de septiembre de 2011

_El escupitajo de Tordesillas, un año más.


Que no me vengan con protaurinos o antitaurinos. Lo que ocurre todos los años por estas fechas en ese pueblucho no tiene nada que ver con la tauromaquia. No conozco a ningún aficionado a los toros –ni de Sol ni de Sombra- que apoye esa sed de sangre por parte de la horda, esa cobardía amparada en la turba y el anonimato.

Son unos cobardes, la suma de muchos cobardes. Son una vergüenza para los taurinos.
Entre la valentía de José Tomas y los bajos instintos de cientos de catetos vallisoletanos hay un mundo. Qué digo, hay varios mundos. Que no les confundan. ´Eso´ es un linchamiento, una lapidación; no tiene nada que ver con el duelo entre un hombre y un animal poderoso.

Aún más, esos cobardes son unos hijos de puta y no pienso parar en ese pueblucho de mierda ni para mear. Tenía que decirlo aunque sea un martes 13.

viernes, 9 de septiembre de 2011

_La oveja crédula, los tres cerditos y el lobo feroz.


Había una vez una oveja con alma de can.
Para concitar el sueño contaba lobos saltando vallados.
Con el tiempo les perdió el miedo y su espíritu ganó en fortaleza y confianza.
Cuando se encontró con uno de verdad aprendió que el mundo no es un sueño.
No tuvo tiempo de compartir su sabiduría con nadie más.


-ooOOoo-

Indulto a tres 'mossos' condenados por apalear a un ciudadano. Los mossos del caso Bikini -que destapó los abusos policiales en la comisaría barcelonesa de Les Corts y animó al Departamento de Interior a instalar cámaras en la sala de cacheos- no van a ingresar en prisión. El Gobierno central ha concedido el indulto parcial a Albert Fabregat, Juan Díaz y Mónica Fraile, tres agentes de la policía autonómica condenados en sentencia firme por detener ilegalmente a un hombre y golpearle e insultarle en comisaría. El indulto rebaja las penas impuestas por el Tribunal Supremo: cuatro años de cárcel para Fabregat y Díaz y tres para Fraile. En la práctica, la medida de gracia implica que los policías no tendrán que pisar la cárcel.

Fotografía: Ario Wibisono.

lunes, 5 de septiembre de 2011

_A propósito de Rodiezmo.


Un día te desarrendan las tierras por aquellas cosas de la política y las envidias familiares. Al día siguiente tienes que mal vender las vacas. Después tu hijo mayor, con nueve años, tiene que ponerse a cuidar las vacas del nuevo amo y tú tienes que poner tierra en medio y emigrar a Cistierna (León) para ponerte a picar en una mina. Mandas las pocas pesetas que te pagan durante un tiempo, porque a los trece meses te mueres de silicosis con 38 años de edad. Dejas viuda y tres hijos.

Es la historia de mi nunca fotografiado abuelo paterno. Suelo recordarla por estas fechas, a propósito de los fastos de Rodiezmo. En el rostro de mi padre no hay ni una muestra de resquemor, de ese santo he heredado el sarcasmo. Todos los días suelta alguna parida que tiene más fundamento que todo el diario de sesiones del Congreso.

Viñeta de Pepe Farruço.

sábado, 3 de septiembre de 2011

_Decepcionaros.


Ha sido una gran decepción y no solo para quienes necesitan de un gurú a quien seguir. Su afabilidad nonagenaria se ha visto diluida como un azucarillo en el café, rápida e inexorablemente.

Stéphane Hessel vino a Madrid para presentar su nuevo libro: “¡Comprometeos!” (ed. Destino) y le ha dado una patada en la barriga al movimiento 15M, a “los indignados”, al movimiento “Democracia Real Ya”, a la “Spanish Revolution” y al resto de marcas que se tiraron, se tiran y tirarán a la calle para protestar por la partitocracia que nos maneja en España.

Sus desafortunados comentarios han sido un flaco favor. Le han faltado dos luces por lo menos. Dice el anciano que “siente una gran admiración por Zapatero y que Rubalcaba puede ser también un gran español”. Que alguien le explique a este señor cuál es la situación política de España. Porque las batallitas de la Resistencia francesa están muy bien, pero aquí y ahora nos jugamos otro cocido. Lo que está en juego si seguimos bajo la bota opresora del binomio, no son solo más recortes de todo tipo y una situación aún más precaria sino menos derechos tanto de expresión como de manifestación y muchísimo más control policial y represión.

No fueron sindicatos ni ningún partido los que desataron la llamada #spanishrevolution. Fueron, fuimos, ciudadanos anónimos. No somos apolíticos, no apoyamos a ningún partido, no queremos ser un partido. No hay cúpula.


Hessel se ha equivocado, ha dado pábulo y carnaza a los panfletos de la caverna española y ya no tiene la simpatía de los irreductibles indignados de esta minicity en el extrarradio de Bilbao, tampoco la de Punta Umbria, por lo que oigo. Lo hemos decidido en Asamblea cuatro gatos y yo. Mientras los indignados de Madrid rascan el picor que producen los porrazos de la policía que alguien le ponga un sonotone al gabacho para que pueda escuchar los gritos de los manifestantes golpeados en los alrededores del Congreso. “Si yo fuese fascista votaría socialista”.

Imágenes:
La foto es de Reuters y vista en El Mundo. La viñeta es de Markos, del blog si no lo escribo reviento y está cogida de esta entrada.