martes, 2 de agosto de 2011

_#Agosto. Tapas, martillazos.


La tapa es una cortesía por parte del hostelero hacia sus clientes. Un tentempié que sirve para promocionar las raciones que vende, para incitar a una nueva ronda de bebidas, para mantener la buena imagen de una barra llena de gente. En el Norte de Iberia (1), desde hace años, la costumbre de regalar tapas está en detrimento de vender pinchos. Si pretendes vender pinchos no puedes regalar muchas tapas, si acaso unos cacahuetes, lacasitos o cuatro aceitunas, lo suficiente para quedar bien y que el cliente se sienta agasajado. Por estos pagos está mal visto que el cliente te exija una tapa cuando tiene la barra llena de pinchos. Cuando voy a tu empresa ¿te exijo que me regales algún servicio o producto?.

Ante la reclamación de derecho a tapa lo más acertado es torear con la mano izquierda y poner cualquier cosuca, jamás había oído la variante de saltar la barra y liarse a martillazos en la cabeza del cliente; ojo: con un martillo mediano modelo 8005 de la marca Bellota, un martillo clásico, que eso duele mucho. Tampoco es eso compañero, aunque… claro, estando en el Bar Atila, en Talayuela, Cáceres, no quiero ni imaginar si te piden cinco vasos de agua con hielo de qué hubieras sido capaz. Desconocemos si se puede fumar en el local, o a quien hay que pedir permiso para hacerlo fuera. Como para preguntar.

*Leído:
http://www.hoy.es/v/20110802/regional/condenado-dejar-sentido-cliente-20110802.html
(1) Recuerda: Tapa= gratis. Pincho= de pago.

1 comentario:

supersalvajuan dijo...

En Murcia las tapicas nos las cobran!!!