lunes, 4 de abril de 2011

_ESTADÍSTICAS.

Este blog tiene poco tráfico, tan escaso como el de la calle del limón, es algo que no me preocupa porque lo abrí con la única intención de dejar constancia de mi punto de vista sobre la actualidad política, social, guardar anécdotas que me encuentro por internet, relatos cortos que de vez en cuando mal escribo, referencias a libros que me ha gustado leer, historias de la historia que llamaron mi atención … nunca tuve intención de convertirme en un tipo popular del internete, carezco de ese ego desde que dejé la competición en mi deporte. El popurrí del archivo es tan desconcertante que entiendo que los pocos lectores suscritos (esos valientes) aprecien la falta de línea editorial, algo que por lo que he oído es imprescindible para tener tantos seguidores, o más, que Jesucristo.

A mí esta experiencia blogueril me está sirviendo para conocer otras ideas, para desahogarme con mejor o peor fortuna y lo más importante: para buscar más información sobre múltiples cuestiones y contrastar. De los 359 post publicados hasta el momento hay más de una docena que han tenido alguna repercusión mediática y no me refiero a que se hayan perdido en menéame o wikio, que también, sino que han sido publicados (con las correcciones adecuadas) en papel, otros han sido apropiados (sin enlace) por los chicos de Taringa y uno de ellos abrió un debate en la radio local. Éste es el que me tiene loco y lleva semanas, desde que se editó, copando por goleada las visitas diarias.

El artículo tiene visitas desde cualquier parte del mundo, a veces me quedo sorprendido, Kuwait, Pionyang, Estambul, Hong Kong, Tel Aviv. Desde Jalisco (México) es donde más pinchan pero también desde Toledo, Madrid, Barcelona, París, Dallas o Praga. A diario es un chorreo que viene de Google. Un artículo con más de 6000 visitas en el último mes es demasiado para mi idea de blog famiiar.


Me refiero al artículo titulado doro no chīsana mizuumi, publicado el 4 de noviembre de 2010. La intención del post era poner en evidencia la mentalidad permisiva que profesan desde hace muchos años en el Sol Naciente con publicaciones de sexo explícito entre menores y de la exhibición y venta de revistas con tiradas millonarias en las que se publican fotografías de niñas de ocho, nueve o diez años dirigidas a un público evidentemente pedófilo. Era una forma de ridiculizar, poner en evidencia, ciertas propuestas que intentaban movilizar a los internautas a denunciar a Fernando Sánchez Dragó ante las autoridades japonesas. Lo escribí indignado por la doble moral, el desconocimiento y la hipocresía de quienes (calentitos) tiraban piedras. El agradecimiento a mi sensei T.H. es ilimitado e innegociable y el apadrinamiento por mi parte de Shiro C. evidente en Cantabria. Con ambos mantuve conversaciones antes de escribir el artículo, y con N (1) de Oviedo, un amigo japonés desde hace más de 28 años. Con todos ellos tomo té, chupitos de orujo o alubias con almejas.

La cuestión es que los buscadores encuentran el post, artículo o llámalo como quieras, con palabras clave que me ponen al borde del vómito. Eso es lo que me preocupa. La idea de pensar que quienes buscan “niñas fáciles”, “niñitas japonesas” o similares llegan a mi fururku no me hace ni puta gracia.

La Ley de Murphy tiene sentido aquí. Es normal que a veces me deprima. La segunda entrada más leída tiene que ver con el cine snuff [ Tsutomu Miyazaki, snuff movie y guinea pig,  10 marzo, 2009 ], la tercera con tatuar cerdos [ ¿Arte?, tatuando cerdos. 23 nov 2009 ] y la cuarta con la automutilación [El placer de mutilarse, 8 de marzo 2010 ]. Si alegamos como "acusación adicional" que mi nick internetero es “sospechoso” podéis comenzar a apedrearme, escupirme, ignorarme, condenarme o tirarme un Opel Corsa a la cabeza.

Me encontrareis en un puto pueblo, flanqueado por dos mastines y un bull terrier que aún no se entera de media misa. Ya no juro más que soy buena persona. Estamos aprendiendo a ignorar, a leer y fotografiar. A interpretar estadísticas y cultivar tomates, ahorrando para trapichear en Murcia o disfrutar de la jubilación en la Patagonia; probablemente lo segundo tenga más futuro, allá donde los dogos aún son libres y en invierno hace frio.

Los sucios son quienes han topado con información buscando conjeturas, me digo, y como soy de las afueras de Bilbao quizá sorprenda con dos nuevos zarpazos que te avío, antes del fin del mundo.

(1) Permítanme que no publique sus nombres completos, conociéndoles como los conozco jamás ocurriría pedirles permiso para hablar de ellos aquí.

4 comentarios:

supersalvajuan dijo...

La ley de Murphy siempre tiene sentido

Fiebre dijo...

Recuerdo perfectamente ese post. Me gustó mucho y aprendí bastante sobre otros puntos de vista (cosa que contigo siempre me pasa, hay que decirlo).

Mi caso - salvando las distancias- es el de una entrada en la que ponía un poco a caer de un burro a los colegios religiosos por vestir a las adolescentes más desarrolladas que yo cual "lolitas", y en el que desarrollaba grosso modo la idea de que sería más productivo que las taparan algo más en su ejercicio estudiantil, y le enseñaran - a las responsables del colegio- a respetar el destape en nuestra vida personal.

Cuando veo las estadísticas de búsqueda de "colegialas" seguidas de ciertas palabras...me dan ganas a veces de vomitar (y yo tengo estómago, te lo aseguro). Le cambié el título por "estudiantes", pero el puñetero Google tiene memoria de lince.


Un inciso, lo de los seguidores en masa yo tampoco lo entiendo, y hablo con conocimiento de causa. Al final nos leemos con atención simepre los mismos.
Yo me lo tomo con mucha prevención, supongo que es como las "modas".

Un placer leerte con tiempo y atención... como siempre.

Markos dijo...

Siempre se escribe con la intención de hacer llegar una idea o un sentimiento a alguien, y en ocasiones quieres que esa idea llegue a mucha gente...y cuando por azar se consigue llegar a mucha gente lo toman por el lado que no es y que nunca quisimos que fuera así interpretado...

No me extraña que hayas removido papeles y radios, tienes unas cuantas entradas contundentes, a veces vestidas de provocación; y que se salen de los habituales puntos de vista.

Ya lo siento, eso sí el artículo es muy bueno, pero no es para todos los paladares, hay que saber leerlo :-)

Otra cosa buena de esto de los blogs es asumir que las cosas casi nunca salen como uno tiene previsto. Y si a los algoritmos de San Google le da por posicionarte arriba vas dado.

Que bien escoltado vives, cualquiera se te acerca en la Patagonia o en cualquier otro sitio.

Un gusto leerte.

Salu2

Necronomicón.net dijo...

@Super…
Mi abuela me decía que yo era un niño sin sentido y sin ley. Jo, cuánto nos queríamos, mi madre la trataba de usted y mi padre la llamaba doña Antonia.

@Fiebre.
Leí aquella entrada y leí otra en la que te quejabas, como yo ahora, del buscador. De lo de: “los seguidores en Blogger” tengo pendiente una gran boñiga y juro ser despiadado.

@Markos.
No lo sientas, el artículo tuvo un tratamiento muy imparcial en los medios porque yo cogí el toro por los cuernos. Alguno incluso flipó.
Al bull terrier ya le tienes en el blogroll, es un caprichito.