domingo, 13 de marzo de 2011

_ NAI NO KAMI TRIBUTE .

No sucumbir a la lluvia.
No sucumbir al viento.
No sucumbir a la nieve ni al calor del estío.
Tener un cuerpo firme y sano
sin avaricia ni codicia.
Sonreír siempre tranquilo.
Nunca tener ira.
Comer cuatro tazas de arroz al día
y un poco de pasta de soja y legumbres.
No contar conmigo mismo
en ninguna ocasión.
Observar atentamente y comprender.
No olvidar.
Vivir en una choza de cañas
a la sombra de una arboleda de pinos en el campo.
Si al este hay un niño enfermo
ir a cuidarlo.
Si al oeste hay una madre fatigada
ayudarle cargando las gavillas de arroz.
Si al sur hay una persona moribunda
decirle que no tenga miedo.
Si al norte hay pendencias y acusaciones
decirles que cesen de hacerlo porque no es interesante.
Si se presenta la sequía tener lágrimas en los ojos
y caminar perplejo y preocupado bajo el verano frío.
Ser llamado ‘títere imbécil’ por la gente
sin nunca ser alabado
ni molesto.
Un hombre así
quisiera ser
Yo.

Enlaces externos:
Nai no Kami
Nai no Kami (wiki).

Otro cuento de Sakutarō Hagiwara en neonecronomiconblog:
El pulpo que no murió.

2 comentarios:

supersalvajuan dijo...

mejor nada de alabanzas. Nunca.

J. dijo...

No sucumbir. No sucumbir. No sucumbir.