domingo, 19 de septiembre de 2010

_¡A LA MIERDA, JODER!.


No compartía gran parte del ideario político de este señor pero he de reconocer que me caía bien. Me caen bien las personas que defienden a ultranza su ideario, que no son chaqueteros, los que salen al monte y llevan una navaja para cortar queso y chorizo, las personas que llaman a las cosas por su nombre, sin rodeos, los honestos, dignos y comprometidos. Los que saben beber de una bota. Me caía bien incluso sin gustarme la música de ningún cantautor, será porque este señor huía del carisma.

Labordeta ha muerto. Se veía venir el fatal desenlace porque últimamente le estaban dando muchos premios.

El dijo que un buen epitafio podía ser el famoso: "¡A la mierda!". Pues eso, mande usted, esté donde esté, a la mierda a toda la gente que no le deje hablar y siga llenando la mochila de experiencias, gente como ud contribuye a llenar la mía.

10 comentarios:

Luther Blissett dijo...

Si él leyera este "epitafio" no te mandaría a la mierda. Es la descripción perfecta y sí, era un tío consecuente y sobre todo honrado, algo que ya casi no existe en nuestro tiempo.

Markos dijo...

También pensé en el epitafio que el ofrecía con su inteligente ironía.

Una lástima, una pérdida enorme.

Salu2

supersalvajuan dijo...

Que en paz descanse

Anele dijo...

Necro, pensaba mandarte un mensaje con mi nombre completo y nº telefono. No está en tu perfil tu email.
Yo no soy el puto troll que te está mandando lo que sea que te está mandando.
Me estoy planteando denunciar a esa persona que se hace pasar por mí.
No sé si has pensado que cualquiera se puede crear una cuenta de correo con el nick de cualquiera de nosotros.
No me voy a enfretar a tí porque por supuesto eso es lo que prentede "la cosa".

Te ruego recapacites y me contestes a mi email.
aneleblog@hotmail.com

Muchas gracias.

Necronomicón.net dijo...

@Luther Blissett
El mismo dijo que sería su epitafio si no prefiriese esparcir sus cenizas por el monte.
Efectivamente, faltan personas honradas y consecuentes, faltan personas que sepan respetar las ideas de los demás aunque no las compartan. Este señor contestó así después de que intentaran ridiculizarle. El agredido era él.
Gracias por volver a comentar aquí.


@Markos.
Hoy le has hecho un buen homenaje. Felicidades.


@Super…
Amén.

Necronomicón.net dijo...

@Anele.
Bienvenida. Me alegra que te hayas decidido a comentar por primera vez en mi blog. No me como a nadie, tranquila.

Mi correo (el del blog) está debajo de mi perfil, es ese sobrecito. No hace falta que me des tu teléfono (de momento, si acaso para quedar y tomar un café algún año o enseñarte a beber de una bota), tampoco creo que sea necesario que extiendas en el tiempo una polémica que surgió hace ya mucho tiempo.

Aunque te parezca mentira soy muy curioso y me gusta saber con quién posteo. Hace tiempo leí en tu blog (en los comentarios) los problemas que tenías con esa “persona”.

Ahora mis problemas son con otra IP que me manda enlaces guarros y amenazantes. Ya he aprendido a desviarlos aunque cambien de Nick.

Yo lo tengo recapacitado hace tiempo Anele. Te ruego me disculpes si te he ofendido de alguna manera.

Estás en tu casa y me gustaría volver a “verte”.

Abrazako cántabro.

Anele dijo...

Disculpas aceptadas. Será un placer pasarme por aquí.

jajajajaja...¡Tranquilo yo tampoco me como a nadie!.

Un gran saludo.

;)

Por cierto Labordeta siempre me pareció diferente.

Alejandro dijo...

Una buena persona el Labordeta.
Eso es lo que echamos de menos: buenas personas, tengan la ideología que tengan.
Ahora hay demasiada crispación, demasiados fanboys, demasiadas malas personas.
Enhorabuena por la despedida. Te llamaré rapiduco legal siempre eres paisano.

Mercedes dijo...

Llama la atención eso, que resaltemos todos, en todos los medios, que Labordeta ´era una persona normal y honrada´ comprometida con sus ideales. Eso debería ser la normalidad y no algo digno de resaltar.
En fin… DEP.

Necronomicón.net dijo...

@Alejandro.
Bueno… el finado también era “un poco famboy”. Lo que le diferenciaba de otros, a mi parecer, era que le caía bien a casi todo el mundo.
Lo del “a la mierda” se lo rieron hasta los destinatarios, él ya dijo que “no valía para diputado”.
Hoy no me imagino a un parlamentario mandando a otro a la mierda.


@Mercedes.
Pues ya ves: hoy es algo digno de resaltar. La clase política española está socialmente muy desprestigiada. Solo hace falta mirar las encuestas o preguntarle a cualquiera.