lunes, 13 de septiembre de 2010

_AJO Y AGUA.


Escucho en conversaciones de barra de bar y leo con demasiada frecuencia en distintos medios y foros la expresión: “pan y circo” para referirse peyorativamente a los acontecimientos deportivos que reúnen a miles de personas.

Lo he escuchado cuando retransmiten o comentan un partido de tenis, de baloncesto, de fútbol, una carrera de F1 o una corrida de toros. Tengo la impresión de que esos intelectuales del panicircolismo que califican a todos los aficionados de borregos serviles, utilizan inadecuadamente la cita de Juvenal. La coletilla, por cierto, no es de uso exclusivo en España, la utilizan en el The New York Times, aunque los romanos lo único que han construido por aquellos lares son pizzerías.

Juvenal hace referencia en su sátira a la práctica romana de proveer de trigo gratis y espectáculos de entretenimiento a los ciudadanos más pobres, una práctica populista con la que se mantenía tranquila a la población y ocultaban decisiones políticas controvertidas.

Yo debo ser el único tonto que paga voluntariamente por un abono para ir al estadio y probablemente sea el más rico de los espectadores porque a mí ni me regalan el pan, ni las alubias, ni el gas ni el internete, ni nada. De hecho cada vez pago más impuestos, directos e indirectos y anualmente sube el precio de todo, incluido los tickes del cine o el abono del transporte urbano. Algunos productos suben varias veces de precio durante el año y coincide que el especulador suele ser el Estado.

Sospecho que quienes citan tan gratuitamente a Juvenal también padecen la injusticia del sistema impositivo, la subida de precios, la ineficacia de nuestros políticos, el engaño de ONO o Telefónica y la usura de los banqueros, pero no consigo entender por qué piensan que las 50.000 personas que están viendo un partido de futbol, las 20.000 que están viendo pasar bólidos vuelta tras vuelta, etc son ciudadanos sumidos en la desidia y la ignorancia, que han abandonado sus deberes, responsabilidades y vendido su voto. No alcanzo a entender por qué piensan que los espectadores de un partido de baloncesto son menos productivos que los que siguen las evoluciones de una pelotita de ping pong o una partida de ajedrez.

Tal y como están las cosas yo entendería la etiqueta de “pan y circo” si esta caterva de alcaldes, concejales de festejos, ministras de incultura y demás politicuchos que sufrimos organizaran constantemente conciertos gratuitos, regalaran libros, bonos para seguir a tu equipo de futbol o hockey, tickes para entrar al cine, estancias de fin de semana por la fei. Pero no, no te regalan ni los condones, aún peor, te cobran un canon especial para dárselo a unos mafiosos si compras una impresora.

Yo no sé en que invierten su tiempo de ocio los intelectuales del panicircolismo, no he podido preguntárselo porque suelen ser muy violentos - lo que me hace suponer que en follar tampoco -. De lo que tengo constancia es de que en España (éste País de países) solo tocan la pandereta los tunos y los críos y crías de preescolar. De tocar los cojones tenemos más experiencia y lo hacemos con más ahínco y cotidianidad, literal y metafóricamente. Nos gusta tocar los cojones a la gente cuando les vemos disfrutar, olvidarse por un momento de sus preocupaciones. Si un intelectual panicirculista te ve con una camiseta del Racing jamás pensará que has leído a Nietzsche, Kafka, Unamuno… pensará que desconoces la teoría de la evolución de Darwin y que no sabes la historia de los guisantes de Lamarck. El puto perro de Paulov. A otro perro con ese hueso. Ya huele.

Pues eso. Que a ver cuánto dura la racha del Atlético, que Churchill dejó morir de hambre a millones de indios, que Islandia quiere denunciar formalmente el colapso bancario del 2008, que el banco Santander patrocina la F1 y la Copa Libertadores, que el BBVA patrocina La Liga y la NBA, que los persas utilizaban el vino como medicina.
Que masticar granos de café elimina el mal aliento si has bebido vino y que el negocio del café se sustenta en la explotación de miles de niños y la manipulación capitalista de economías ancestrales, como ocurre también con la amapola o la caza del jabalí.

7 comentarios:

Sensei Katorga dijo...

Una práctica muy extendida eso de darle al pueblo lo que pide o mantenerlo ocupado en tareas que apacigüen su alma y su físico, así el pueblo calla y el corrupto hace. La imagen es hoy día una mentira como otra y no por llevar unas gafas de pasta se es un intelectual, ya Barthes anunció que la moda es un lenguaje rudimentario. Lo que hace falta es más pan para todos y menos circo (mediático). Saludos gran Necronomicón.

supersalvajuan dijo...

Habrá que berrear en el estadio!!! Y el Real Murcia en 2ªb

Duncan de Gross dijo...

Jejeje, me ha gustado el post Necro, tienes más razón que un santo. A Micho I de Gato lo has dejado reflexivo para el resto de la mañana.

Roberpf dijo...

Clap, clap, clap, clap, clap... No puedo estar más de acuerdo contigo. Los del "pan y circo" son un atajo de amargados que tienen que ver siempre la parte mala de todo. ¿Qué hay de malo en alegrarte del triunfo de tu equipo? ¿qué pasa por olvidar (durante un par de horitas) que vence la hipoteca, que empieza el cole de los críos y que han subido (una vez más) la gasolina? ¿Hay que estar permanentemente amargado para tener "consciencia" de los problemas?

Topsy.com Tweets about this link. dijo...

Escucho en conversaciones de barra de bar y leo con demasiada frecuencia en distintos medios y foros la expresión: “pan y circo” para referirse peyorativamente a los acontecimientos deportivos que reúnen a miles de […]@merewm #recomendar #epico

Markos dijo...

Pues ahora que lo dices te tengo que dar toda la razón...ahora sólo hay circo y tintineo de campana que al estilo de Paulov nos hace creer que hay pan porque ensalivamos.
Eso sí, el circo también es de pago.
¿Y quieres dejar esto, con lo que te relaja?
Salu2

Necronomicón.net dijo...

@Sensei…

Permíteme que discrepe. Lamentablemente no es una práctica habitual darle al pueblo lo que pide.
Es un pequeño matiz.
Me halaga el cariño con el que me llamas “gran”. Gracias. Vosotros sois muy grandes. Pocos, pero muy grandes. La gente de la que aprendo. Gracias.


@Super…

…Y mi amado Betis intervenido judicialmente.
(¿Dónde está D Manue?)


@Duncan de Gross.

Gracias profe, me han entrado las ganas de publicar una entrada con las fotos de dos de mis mejores amigos.
Saludos a Micho.


@Roberpf

Gracias por tu comentario y bienvenido.


@merewm

Gracias por el tuiteo y por leerme, de verdad gracias.


@Markos.

El circo es de pago. Todo es de pago. Dentro de poco tiempo tendremos que pagar por respirar.
Tengo días de bajón con esto del blog o fururku. Estoy entre abandonarlo o pegarle un empujón promocionándole en premios, redes, etc Hay días que hasta pienso en cambiar de plantilla.
A dios gracias hay gente tan sensata como tú que me recuerda que lo importante es disfrutar. Gracias.