lunes, 21 de junio de 2010

_LEY Y ORDEN.


Cuentan que cuando el sanguinario e indómito Al-hitá perdió a su primogénito en la batalla de Khamela sintió que le amputaban un miembro. El sátrapa no dejó piedra sobre piedra, ni hombre, mujer o niño con vida y levantó una nueva ciudad que llenó de expatriados o vencidos en otras campañas y a la que dio el nombre de su miembro perdido. Cuentan que quizá la antigua pena que velaba su corazón fue la autora de aquella cruel pragmática de la automutilación: el vasallo capaz de mutilarse más a sí mismo y sobrevivir heredaría el Imperio.
Su estirpe gobernó durante 481 años.





* La fotografía que ilustra este microcuento la tomé del perfil de Okinawa Soba en flickr. Recomiendo encarecidamente la visita a sus colecciones a todos los amantes de Japón y las fotografías antiguas.

14 comentarios:

Markos dijo...

Terrorífico...
¿No era mi reino por un caballo?
Hay cosas que es mejor no heredar, sobre todo su duelen.
Salu2

supersalvajuan dijo...

Demasiados años.

Necronomicón.net dijo...

@Markos.
No sé si era un caballo o un plato de lentejas. Creo que he oído algo al respecto.
Siempre hay temerarios necesitados que pierden la apuesta pensaría “El Emperador”.


@Super.
481 es mucho incluso para ser meses o semanas.

jm dijo...

La foto habla por sí sola

Anónimo dijo...

El microcuento me ha hecho pensar en ciertas analogías y el enlace a Okinawa Soba es excepcional, todo un descubrimiento. Se lo agradezco mucho.

Mercedes dijo...

Empiezo a encontrar sentido a lo de necronomicón.
Vaya relato y vaya fotita. Hoy no ceno, o sí, no sé.
Me sorprendes –agradablemente-, ¿Viste lo de D/M papel?.

Fiebre dijo...

¡Dios! La foto es demasiado macabra hasta para mí.

Los reinos del terror son los que más sobreviven. No se me ocurre otra cosa para la automutilación tan salvaje. Aún soy un poco ´flower-power´.

Necronomicón.net dijo...

@Jm.
La foto es impactante, sin duda. Me pareció la adecuada para acompañar un microcuento un tanto… ¿macabro, contemporáneo?.


@Anónimo.
Las analogías son inevitables, eso es una buena señal.
Las colecciones de Okinawa Soba (un apodo del autor) son sorprendentes, creo que colgaré en el blog algunas fotos más si me lo permite la licencia. Yo he pasado horas ojeando y no exagero nada. Le tengo guardado en una carpeta desde hace mucho tiempo, sus retratos de geishas son únicos, nunca mejor dicho.


@Mercedes.
Me alegra sorprenderte satisfactoriamente y por favor, no dejes de cenar ni de merendar.
Lo de necronomicón no te lo tomes como algo macabro, es un libro (un blog) que guarda muchas cosas (fórmulas) distintas. Mañana podemos hablar del tiempo…
Creo que sé de qué artículo hablas (D/M). Gracias.

Necronomicón.net dijo...

@Fiebre.
¿flower-power a lo “fresita”?. No me lo creo rubia.
Lamento si he herido tu sensibilidad (risas).
Tienes razón: “Los reinos del terror son los que más sobreviven” y ese era el mensaje del microcuento, siempre habrá apostantes desesperados.
Flower-power/rubia lo pilló a la primera.

Alejandro dijo...

Un cuento que hace reflexionar y una recomendación que, visto lo visto, voy a visitar YA.

Gracias.

M.C.P. dijo...

Buen microcuento. Bueno.
La fotuca a desviado la atención ¿no?.

Necronomicón.net dijo...

@Alejandro.
Te deseo un buen paseo fotográfico. Son miles de instantáneas.



@M.C.P.
Si no llego a tiempo, feliz cumpleaños por adelantado.

Felipe dijo...

Hola! Solo paso saludando.

Y nos ganaron, qué le vamos a hacer. Mañana nos toca con Brasil... no sé que es peor.

En fin.

A nosotros nos gobernaron durante veinte años una manga de inútiles. Lo peor de todo fue que los escogimos "democráticamente". Nuevamente no sé que es peor.

Saludos, y espero que estés bien.

Necronomicón.net dijo...

@Felipe.
Hola amigo chileno, me alegra “verte” de nuevo.
Hizo un buen partido la Roja sudamericana, y pasamos los dos que era lo importante. Ahora viene jugársela al K.O.
Lamentablemente Chile cuenta con dos bajas importantes por lesión, un sancionado por acumulación de tarjetas y carece de un banquillo relevante para enfrentarse a Brasil.

Te puedo asegurar que es peor sufrir a un dictador 40 años que a una caterva de corruptos democráticos durante 20. En el primero de los casos los mangantes se multiplican por 100 y además ajustan las leyes a sus intereses.

Vuelve a saludar cuando quieras, espero que todo te vaya bien.