lunes, 12 de abril de 2010

_ENCONTRADO EN UN PAQUETE DE MARLBORO.



Porque tienen su propia vida y en la oscuridad se reproducen.
No puedes
hacer nada, ni una lágrima ni un pestañeo siquiera.
¿No has querido nunca
cortar algo?, ¿un recuerdo, una espina?.
Una flor.
“Vean por primera vez
a Cesare”. “Y el ganador es…”.
Desde cualquier nuevo infierno llegan
bocanadas intermitentes de humo.
Los ayudantes graduados y los que no
también, señalan lo que parece
lava, que engulle, se apropia de la ladera
nevada.
Fósiles de cefalópodos, equinodermos, braquiópodos, informáticos.
Las lavas derraman descanso.



*De la misma serie que Encontrado en una carta de restaurante y Encontrado en una botella también guardados con la etiqueta Cuentos

7 comentarios:

supersalvajuan dijo...

¿Y qué hace la otra con el abanico?

Necronomicón.net dijo...

@Super...
¿Ventilarse el coño?...

Anónimo dijo...

La foto me ha impresionado, la verdad.

No me queda muy claro si el texto tiene que ver con la imagen o no. Sea como sea me han gustado las dos cosas, pero mucho más “encontrado en una botella”, magnífico.
Salu2.

M.C.P. dijo...

Dios, qué foto.
¿Tenemos nuevo columnista?.

García Francés dijo...

Para completar su cuento, le dejo aquí testimonio de este inútil infierno. Un abrazo, amigo.

No lo consideren apología. Estoy en total desacuerdo con ellas, pero existen. Están ahí, viven en muchas familias de todo el mundo. Es un grupo que aunque ligado a la belleza, sin embargo, aterra. Son las Princesas.

Princesa, Ana&Mia, Wanas, caníbales de sus cuerpos

Sensei Katorga dijo...

¿Pero qué hace Gimli, hijo de Gloin, sin piernas?

Necronomicón.net dijo...

@Anónimo.
Tiene que ver… y no.
Te agradezco que dejes un comentario y que hayas pinchado en un enlace, algo que no se practica siempre.

@M.C.P.
No podré poner fotos.
xD

@García Francés.
D Alfredo, a esas “princesas” hay que tratarlas como lo que son: enfermas psíquicas.
Está bien denunciar esas páginas que hacen apología, señalarlas.
Me da vergüenza ajena haber leído comentarios como “marranas desnutridas”.

@Sensei…
Es un chino, un chino con un par de güevos (o no). Y los médicos más. Impresionante.