miércoles, 24 de marzo de 2010

_TRES TRISTES TIGRES.



Tres tristes tigres que vivieron toda su triste vida entre rejas. Tres tristes
tigres que nunca tuvieron un camino por andar, un sueño de alfombras de verde
yerba, un anhelo de cacerías difíciles y arrebatos de desafío o aventura.
Inútiles vidas por no ver un gorrión, de poderle quitar la cena a don León
Okulula por jugar, molestar, apostar, arriesgar. Tres tristes tigres que
esperaban la cena de Basilio Cabezahuevo, el carnicero. Tres tristes tigres de
Bengala que lo más cerca que tuvieron a India fue cuando Manolita, la
trapecista, fumaba porros y encendía velas y barritas de incienso. Tres tristes
tigres padres y madres, hijos e hijas. Tres tristes tigres que una mañana vieron
la puerta del corral abierta y decidieron andar cuatro pasos más allá de Basilio
y sus putos huesos muertos, a falta de sabanas y estepas pa´lante. Y los tres
tristes tigres se vieron en un desierto en el que no corrían pollos, ni conejos,
ni liebres, ni ñus, ni medios cuartos, ni cuartos enteros ni dos fardos de
huesuna de caballo y de vaca famélica muerta. Ni latas de comida para gatos en
el distrito 13, ni palomitas, ni sorteos, ni niños, ni boletos. O boletos sí.
Piedras, tierra y un dispositivo de cuatrocientas personas (400) o de doscientas
(200) que no tenían idea mejor que matar tres tristes tigres entre cactus,
escombros, sirenas, beneméritos y olor a mojo picón. Tres tristes tigres que
jamás conocieron dehesa ni respeto hacia su jerarquía, su linaje, su raza y sus
entendederas. Ni tentaderos, ni aire fresco, ni la posibilidad de batirse o de
hacerse respetar. Los valientes necesitaron más de cuatrocientos (400) tiros, no
les bastó el 9mm. Eran incapaces, ineficaces, los gatos se levantaban como
negándose a morir. Terminaron el trabajo con armas más largas, más de matar tres
tristes tigres sin posibilidad de defensa, con mira telescópica, a lo largo, a
lo lejano, fuera de los medios; sin salpicaduras. José Tomás es arte, poesía, la
muerte, el respeto y el riesgo que te envuelve con su aliento sin dar un paso
atrás.

7 comentarios:

Alejandro dijo...

“Touché”. ¿Se escribe así?.
Vaya semanita. Congratuleison.

Sensei Katorga dijo...

Si señor. La doble moral es muy peligrosa porque hablan de no matar a un toro pero seguro que comen pollos que han estado hacinados unos con otros o patos sobrealimentados. ¿Vale más la vida de un toro que la de un pollo? No soy yo para juzgarlo pero menos tonterías y menos juegos.

Necronomicón.net dijo...

@Alejandro.
Sí creo que es así como se escribe.



@Sensei…
La triste vida de los pollos, de los patos, de las terneras lechales, de los cerdos de engorde, de las lubinas de piscifactoría. A todos esos nos les comemos.
Lo que no entiendo es la razón de ser de los animales salvajes en un circo hoy en día. A principios del siglo pasado se exhibían elefantes, tigres y pingüinos en los circos porque no existía la televisión y los documentales cinematográficos. Para muchos niños era una de las pocas maneras de ver un animal “desconocido”. Pero hoy en día eso no tiene razón de ser. Ni las jaulas en los zoológicos, tampoco.

Markos dijo...

La historia fue lamentable. Me encanta como lo has contado. Bravo.
Salu2

Anónimo dijo...

¿Tanto les costaba haberlos sedado con dardos?.

Necronomicón.net dijo...

@Markos.
Gracias.
Me alegra verte de nuevo al timón y te agradezco que pases de puntillas sobre el elogio al maestro José Tomás.
Te deseo un sosegado 27m.


@Anónimo.
La gerente del circo salió en los informativos enseñando los dardos que tienen para este tipo de situaciones.
Parece ser que cundió el pánico entre la GC, Protección Civil, etc
En realidad los tres tristes tigres estaban más confundidos que nadie.
Es la triste vida y muerte de animales salvajes maltratados DURANTE TODA SU EXISTENCIA.
Un tigre no es una mascota. Un vitorino tampoco.

Necronomicón.net dijo...

Esta es la noticia que originó el post:

Las Palmas de Gran Canaria, 23 mar (EFE).- Efectivos de la Guardia Civil abatieron hoy a tiros, por motivos de seguridad, a tres tigres de bengala jóvenes que escaparon de sus jaulas en el zoológico "Cocodrilo Park", situado en el municipio grancanario de Agüimes.
Este incidente ocurrió sobre las 10.00 horas, después de que un operario cometiera una "negligencia" cuando limpiaba la jaula, en la que conviven siete felinos, y de la que sólo se escaparon los tres que fueron abatidos por la Guardia Civil, según la versión que ha ofrecido el instituto armado.
DM/Agencias. Matan tres tigres. Artículo completo