lunes, 4 de enero de 2010

_ANTIGUAS NO, CANSINAS O ERRÓNEAS.


Estoy hasta la coronilla de escuchar la patochada esa de “las antiguas pesetas”. ¿Por qué aplican el adjetivo de “antigua” a una moneda que ha sido retirada de circulación a finales del siglo pasado y usada oficialmente desde 1868?. Parece que estamos condenados a escuchar ese sintagma.

Si acaso, “las pesetas antiguas” serían las de 1737 que se definen en el Diccionario de autoridades como “la pieza que vale dos reales de plata de moneda provincial”, o las acuñadas por Isabel II en 1836-37; y las “pesetas modernas” las que decretaron el general Serrano y Laureano Figuerola sustituyendo al escudo en 1868, o las retiradas de circulación entre el 1 de enero de 1999 y el 2002. Serían, digo yo, modernas las pesetas del final de siglo pasado y antiguas las del siglo XVIII.

Un ejemplo reciente de la magufada. Voy a recoger un presupuesto y la señorita Ana me dice, al tiempo que me acerca un sobre, “no lo haces con tres millones y medio”. Era primera hora de la mañana y solo había tomado un café americano, así que debí ponerme demasiado serio porque Ana se inventó una sonrisa de plastilina al tiempo que, como excusándose, balbuceó… “de las antiguas pesetas”…

No cabe duda, el empleo redundante del epíteto tiene una explicación psicológica. En éste caso el motivo (la motivación) de Ana era, sin duda, tocarmeloscojonesyaporlamañana “tres millones y medio suena a la luna bendita, despierta”.

_Ana, te invito a un croisant.
No entiendo que tengas más apego que yo a una moneda que conociste durante tan poco tiempo. ¿Tienes fuego, donde está el cenicero?.
_No se puede fumar.

A fumar al baño, nobleza obliga pensé y también: ¿la sonrisa de plastilina no será un arrogante menosprecio a tiempos pasados?, ya que el uso de la expresión “antiguas pesetas” por parte de la juvenil Ana no sugieren pertenencia a un tiempo pretérito ¿no será que el apéndice de “antiguas” la ha permitido –inconscientemente- quitarse unos años ella, rejuvenecerse aún más?, ¿un acto de inocente coquetería?, ¿piensa Ana que valen lo mismo 10.000 pesetas de 1985 que 60€ de 2010?, ¿hasta cuándo, hasta que año, hasta qué puto decenio del siglo XXI seguiré escuchando la mamarrachada esa de “las antiguas pesetas”?, No sé, tengo la sensación de que es un gran bucle, un meme universal que es la Luz de Occidente y Laos. ¿Cambio de café?, ¿comienzo a tomarle con leche?. Y lo más importante ¿me firmará Juan (el de la Caja de Ahorros) un crédito de 21.000 pavos?.

Este no es un billete de 10.000 duros



10 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Los pavos ya no son lo que eran. el pienso los ha jodido.

Markos dijo...

Yo a mi abuela nunca le dije nada de los antiguos reales...es que era muy republicana ella.

Llevamos nueve años con el jodío euro y todavía la gente se vuelve loca con él. No lo entiendo. Se acabó la peseta. Fin. 30 euros de ahora no son 5000 pesetas, se parece a tres mil, pero se parecen como me parezco yo a mi bisabuelo, que está muerto y no hay fotos de él.

Eso sí ahora ya nos hacemos una idea mejor de si son mucho o poco los cincuenta mil dólares por los que un mafioso te corta los dedos sin prisa.

Espero que Juan sea más enrollado y te conceda el crédito sin pedir más partes del cuerpo humano a cambio, excepto el consabido riñón y el huevo derecho.

Ufff, me pasé escribiendo, disculpa.

Suerte

Fiebre dijo...

¡Joer! Pues yo soy "antigua cateta", porque cuando me hablas de millones, mi cabeza se va a las pesetas ipsofáctamente.

De hecho no puedo asimilar lo que vale un piso en euros si no lo "traduzco".

García Francés dijo...

Son tajantes, D. Neo. Tras analizar a 1.800 mujeres británicas científicos del King's College de Londres están convencidos que la idea del punto-G es totalmente subjetiva.

Punto G o El Dorado, la misteriosa leyenda del tesoro inencontrable

jm dijo...

Tanta nostalgia no es buena. Y menos con el dinero. Al españolito de a pie siempre le han dado bien en el bolsillo, ya sea en pesetas, reales de vellón o solidos bizantinos.

García Francés dijo...

Espero que usted y sus visitantes hayan tenido muy bonitos regalos. No lo dude, amigo. Hoy es el día. Comparta. D. Neonecronomicón. Verá que bien se lo pasan.

Comparta con ellas sus juguetes

Necronomicón.net dijo...

@Super.
Ni los tomates, ni las manzanas son los que eran, los transgénicos están haciendo estragos (incluso).


@Markos.
¿$50.000 por cortar unos dedos?, ¡Qué va!, he oído que los sicarios latinoamericanos han reventado los precios.

Yo –por joder un poco- quizás comience a contestar a los que me hablen en antiguas pesetas en duros, que eso suele complicar más la conversación.
A Juan ya le debo el huevo derecho.


@Fiebre.
Pues ya va siendo hora de actualizar el sistema operativo Fiebre. Por ejemplo, a mí cuando me hablan de millones de euros lo traduzco a “Ronaldos” (1R= 96€ millones) y cuando me hablan de distancias lo traduzco a “campos de futbol” (1CF=110 metros).

Necronomicón.net dijo...

@García Francés.
Como ya le comenté en su blog, admiro a esos “científicos” y ese tipo de “estudios” tan sesudos y transcendentales.

Muchas gracias por sus buenos deseos, es recíproco.

Efectivamente compartir es amar y deberíamos hacerlo durante todo el año.


@Jm.
Yo creo que más que nostalgia es un “trabón”. Un trabón que induce al error.

Alejandro dijo...

Pues sí, ya cansa y es erróneo. Ayer vi en la tele a una señora todo eufórica y algo perjudicada gritando que la habían tocado 38 millones de las “antiguas pesetas” en la lotería del niño. Creo que lo “tradujo” mal.

Necronomicón.net dijo...

Es eso, que 38 millones suena a “la luna bendita”. Si a esa señora la han tocado 200.000€ (el gordo) no la llega para pagar un piso, por ejemplo. En 1985 con 38 millones de pesetas te comprabas (pagabas) 3 pisos en Santander.

Erróneo.




Muchas gracias a tod@s por los comentarios.