lunes, 16 de noviembre de 2009

_ENCONTRADO EN UNA CARTA DE RESTAURANTE.


Apareció de pronto
una gran ciudad, un mundo,
un mar de edificios imposibles, brillantes.
Cerrojos de cristal y plata
en agrestes precipicios luminosos,
zafiros con forma de cúpula
y lanzas rotas fabricadas de diamante.
Acá murallas de mármol y cobre verde,
allá recovecos turbios,
efugios escalonados en laberintos.
Avenidas bajo el suelo y
terrazas sobre terrazas.
Pabellones de oro y cartón,
torres rodeadas de almenas
diseñadas por algún poeta loco
y coronadas por gárgolas de neón
que disparan a cumbres, laderas,
nieblas, tormentas y vendedores.
Y en la cabeza (plato) del hombre,
una mosca multicolor zumbando.
Adicta al pesto.
Incluso.


Quizá te apetece leer ENCONTRADO EN UNA BOTELLA, también guardado con la etiqueta Cuentos. O quizá tampoco hoy te apetece.

5 comentarios:

jm dijo...

La mosca como gran superviviente.

Necronomicón.net dijo...

@Jm, te acabas de llevar 3 puntos. Tres points… (xD)

supersalvajuan dijo...

Como decían los Angeles, "Mañana, mañana".

J dijo...

Supongo que no hay muchos blogs cuya próxima entrada sea siempre un misterio ¿Cuántos lados tienes, Necronomicón?

Un saludo.

Necronomicón.net dijo...

@Super…
Tú fíjate más en las cartas, que luego pasa lo que pasa. (xD).

@J.
Hay infinitos J. lo que sí es cierto es que este engendro es un cajón de sastre donde guardo todas esas cosas que me llaman la atención o que me interesan. Son muchos lados, soy curioso e intento aprender todos los días.

En ocasiones hasta escribo cosas por mi mismo.


Gracias por vuestros comentarios, ya os debo muchas cañas de cerveza.