viernes, 9 de octubre de 2009

_AFGANISTÁN (1).


“Yo y mi país, contra el mundo; yo y mi tribu, contra mi país; yo y mi familia, contra mi tribu; yo y mi hermano, contra mi familia; yo, contra mi hermano.”

-Viejo proverbio afgano


El opio está siendo cada vez más frecuentemente transformado en heroína en el interior del país, por los laboratorios clandestinos. La “Belleza Mortal” es uno de los apelativos utilizados en Afganistán para referirse a la adicción.

Hasta mayo de 2009, el antiguo Centro Cultural Ruso de Kabul fue un mercado permanente de compra y consumo de dosis de heroína por más de 700 personas sentadas en cuclillas en cualquier momento del día. En actualidad, el CCRk ha sido limpiado y está vigilado continuamente por policías. Puede verse un reportaje fotográfico de Naoki Tomasini aquí.

El pueblo Sarabi está en un remoto rincón de una de las remotas montañas de Afganistán, tiene unos 1850 habitantes pero más de la mitad son drogadictos. Los inquilinos de casi todas las casas se reúnen y fuman opio. Esta curiosa costumbre, al parecer, pasa de familia en familia, dónde los más pequeños se acostumbran a tal práctica.

A las 8 de la mañana la familia de seis personas -incluyendo un niño de un año de edad- ya está reunida alrededor de la pipa de opio.

Como el vapor del baño
el humo estalla,
el aire frio de la montaña.

9 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Belleza mortal, menudo eufemismo.

VerboRhea dijo...

Espeluznante y de vergüenza. Parece mentira que sea verdad...Pero así es, se escapan de la realidad con el opio y con las palabras, como señala el compañero.
Un saludo.

J.Ke dijo...

unas preguntas.

¿es cierto q cuando estaban los talibanes, estos acababan con las plantaciones de opio?

si es asi..¿ esas familias q comentas, de esas aldeas escondidas, han retomado estas costumbres a raiz del derribo del gobierno taliban?

¿es cierto, por tanto, q los propios soldados occidentales ( y sus gobiernos) han impulsado todo esto?

lo pregunto, porque un pavo, en otro blog, defiende q todo esto es asi, q los talibanes acabaron con el opio, pero q "nosotros" lo hemos hecho florecer otra vez.

cosa q si es asi, es muy grave.


El problema, es q quien lo dice, lo usa para defender/excusar a los talibanes ¿?¿?¿?¿? y atacar a occidente , pues es el tipico q, ya sabes, todo lo "nuestro" es malo.....sobretodo si lo "nuestro" esta unido al concepto "español" o "españa".,.......ya sabes. Por tanto, no me da mucha garantia de intentar ser +- objetivo (dentro de lo posible)

espero haberme explicado

Alejandro dijo...

No dejan de ser víctimas. La foto del viejo dando de fumar al crio es tremenda.

Necronomicón.net dijo...

@Super…
Ese eufemismo, o similar, se repite en distintas épocas de la historia, en distintas localizaciones geográficas y en distintos niveles sociales.

Parece que existe una especie de “estiramiento o lifting facial” entre los yonkis. Después viene una rápida caída… y luego el caos y la muerte. Por eso “cuando empiezan” lo llaman “Belleza Mortal” (o similar), las ratas saben que se precipitan hacia un nudo definitivo

El paso de romántico a bucólico es muy rápido.


@VerboRhea.
Bienvenida.

Espeluznante y…… penoso.

Resulta que más de la mitad del PIB de Afganistán tiene relación directa con el cultivo, especulación y exportación del opio y sus derivados.

En ese negocio están implicados TODOS los que gastan parte de las ganancias del narcotráfico, del narcoestado, en balas.

Otro viejo proverbio afgano dice: “La piedra siempre caerá sobre un pie pobre”. A los pobres les cae la piedra de fumar pipas, de engancharse, de trabajar cultivando por poco más que unas bolitas y dos gallinas, de hacer lo que manda el amo, de destruir.

Si te interesa te remito al comentario que le hago a @J.Ke.

Necronomicón.net dijo...

@Alejandro.
Son LAS VÍCTIMAS.

Lo más “tremendo” es que probablemente “el viejo” no tenga más de 43 años. O quizá no. Quizá “lo más tremendo” es que su mujer tenga 20 años, varios cánceres, 4 hijos, adicción al opio y la obligación de proporcionar alimento y bebida al resto de yonkis de la casa.


@J.Ke,
El cultivo de amapolas en Afganistán es más antiguo que el propio nombre de Afganistán. El trato que le han dado a la planta y a su comercio los musulmanes y budistas que han poblado el actual Afganistán ha ido cambiando a lo largo de la historia.

Los talibanes cerraron el grifo durante dos años. Después lo abrieron, el precio ya había subido (menos producción, más demanda…); era lo que ellos querían. Han aprendido mucho de sus primos los del petróleo, que por aquellas fechas también cerraban el grifo y nos subían el precio de la gasolina cuando lo abrían.

En realidad es un negocio en el que están implicados todos. Talibanes, señores de la guerra, el gobierno afgano, la CIA, los bancos, mercenarios, agricultores

@J.Ke, las preguntas que me haces merecen mejor respuesta que un comentario. A sí que en la próxima entrada _AFGANISTÁN (2). intentaré ahondar un poco más sobre la mafia del opio.


Gracias por vuestros comentarios.

J.Ke dijo...

ok

intentare hacerselo llegar al tio este q me "defendio" a los talibanes con este argumento.


si es q por los internetes hay de tooo.


supongo q este colega dira q son buenos,excepto si es un taliban...español.
q ya se sabe q la "españolidad" te convierte en malo maloso

Markos dijo...

Si yo tuviera que vivir en esas condiciones y mi horizonte llegara sólo hasta dentro de un rato cuando fume para no sufrir...haría lo mismo.

Cada zona tiene sus propios opios.

Salu2

Necronomicón.net dijo...

@Markos.
Nos ocurriría a todos, creo, tampoco tienen la opción de pasear cometas, ver un partido de futbol, leer un comic…

En este caso “el opio del pueblo” es literalmente “el opio del pueblo”.


@J.Ke.
A mi las ensaladas me gustan sin huevo cocido. Si quien me invitó no lo sabe y me encuentro medio huevo, lo retiro y punto.

A los malos cocineros (los que ponen el huevo aún sabiendo que no gustará) no les sienta bien que les llamen la atención en público; como ya sabes.

Eso sí, llaman la atención.