lunes, 28 de septiembre de 2009

_INSURRECCIÓN 5.0





_Voy a morir dentro de 20 minutos.

Aniquilado, desintegrado, aplastado, eliminado, pulverizado.

_Voy a desaparecer sentenciado.

Toda la fuerza del Estado se concentrará sobre él para reducirle a un montón de cenizas.
Por sus circuitos mentales, enfermos, castigados, mutilados, comenzaron a pasar veloces pensamientos, angustiosos, incontables en pequeños espacios de tiempo.
Sintió que una fuerza irracional, primaria, puramente biológica, le empujaba a correr, a saltar, a atravesar con inmensa vitalidad aquellas paredes.
Se lanzó contra la pared. PLOF.
La silueta de su cuerpo quedó limpiamente marcada, como en las películas de dibujos animados. Luego corrió a través de una amplia llanura entre un viento rugiente y aromas familiares.
Pálido, sudoroso, amedrentado, se dejó caer al suelo que también era neumático. De sus dedos –de pronto flácidos- se escapaba la vida. Por un momento creyó creer que había oído el ruido de ésta al chocar contra el suelo.
Dio un respingo. ¿Se pueden congelar las gotas de sudor sobre un rostro humano?. Siete minutos de vida.

_Voy a morir dentro de 7 minutos.

Otra vez comenzaba a sumirse en los abismos de la angustia cuando en las más profundas zonas de su cerebro brotó un pensamiento que parecía iba a ser desbordado por las enormes sensaciones de terror. No fue así. El pensamiento era distinto a todos los demás que le envolvían y por eso se agarró a él con desesperación. Ya podía pensar. Un atisbo de razón comenzaba a ganar espacio en su mente.

_Puedo pensar todo lo que quiera.

Podía pensar y debería pensar, aprovechar aquellos seis minutos que le quedaban.
Sintió su mente lúcida como jamás lo había sido en su vida y supo entonces con certeza cuales eran las fuerzas oscuras que ocupaban su cerebro. LA REBELIÓN CONTRA EL SISTEMA.
Injusticia opresora, brutal alienación, masas explotadas, poder implacable. No importaba que ni siquiera conociese los términos con que determinarlo. Había llegado a ser consciente de su existencia y pensaba que el SISTEMA le temía, que temblaba ante su fuerza recientemente adquirida y le sometería a brutal destrucción.
Temían su rebelión con pavor. Una rebelión que en aquel momento representaba a cuantos hombres serían conscientes.

_Rebelión.

Susurró la palabra con cuidado. Era la primera vez que pronunciaba la palabra prohibida, ya que solamente la había leído unos minutos antes en su sentencia.


_Voy a morir dentro de cuatro minutos.


La pronunció con más confianza. Más alto. La deletreó. Le gustaba el sonido de la palabra mágica que tenía.
La palabra que podía hacer temblar a todo un Gran Sistema Omnipotente Perdurable. Se acercó a la esquina de la estancia y gritó con fuerza en los oídos electrónicos del Gran Ordenador del Estado.

_REBELIÓN.

No tenía miedo ni angustia. Siguió una y otra vez repitiendo la palabra terrible. Y pensó ya soy un rebelde.

_Voy a morir dentro de dos minutos.

Guardias de rostros inexpresivos entraron a la estancia y con pasos mediados le condujeron a la Sala de Total Desintegración. Las pesadas puertas del recinto mortal se cerraron tras él para siempre. A sus pies habían sido cuidadosamente colocadas todas sus creaciones de Realización Controlada, material contaminado de fuerzas prohibidas y que también había de ser destruido para que de su nefasto paso no quedase el menor vestigio. Dirigió una mirada a cuanto constituía la labor creadora de toda su vida.
Le quedaban segundos para terminar. Observó como una microcámara de televisión, conectada al Ordenador del Estado, le enfocaba para transmitir sus últimos instantes.
Se encaró al inexpresivo ojo, irguió la cabeza y gritó la palabra maldita.
Solo los treinta mil grados de calor que se desataron sobre él, pudieron cortar su grito.





*_Quizá te apetece leer “La pequeña cagabombillas”, o “La terraza (cubierta) de Pombo”; dos narraciones cortas también guardadas con la etiqueta de Cuentos.

*_Hace un año en neonecronomicónblog: Paul Newman ha muerto. ¿echamos un Pall Mall?.

6 comentarios:

Markos dijo...

Brutal, que bueno!
Me ha encantado!
Rebelión
Rebelión
Rebelión
Que bueno!
Esto he dicho ya que me he quedado con la boca abierta?
Salu2

supersalvajuan dijo...

La palabra maldita. Siempre.

Duncan de Gross dijo...

Guarda esto, que vale una mina, me ha encantado!!

J.Ke dijo...

si grande.

estais hechos unos grandes literatos por esta blogzona.

Alejandro dijo...

Sencillamente EXCELENTE.
Gracias.

Necronomicón.net dijo...

@Markos.
@Super…
@Duncan de Gross.
@J.Ke.
@Alejandro.

Gracias por leerlo y por comentar. Me alegra y me anima mucho que os guste la narración. Gracias.

@Markos, @J.Ke._ He visto hace un rato vuestro último comentario en la “galería gótica” (xD). Os dejo allí mi contestación, disculpar que no lo viera primero (soy un pajillero con retardo, eso sí: cachondo que no publica los caretos de menores).

Por cierto, para mí que no son góticas. Yo las veo + neopunk.

Me extiendo: Me importa un güevo como se vistan las crias. Yo me fijaba la cresta con chimbo, una de las primeras crestas de Fachander. Esa no es la cuestión, la cuestión es que esas chavalas no deberían estar ahí, en un acto oficial, delante de un fotógrafo oficial; y la culpa no es de Cardeñosa, que bastante la cagó con fallar el penalti contra Brasil.

(Ahora me rapo el coco y mi hija me riñe).
Pues eso.

No hay futuro y como dice Super: todo es mentira.