domingo, 28 de junio de 2009

_LA FURIA ESPAÑOLA.


Va de evento: nos regía
un capitán que venía
mal herido, en el afán
de su primera agonía.
¡Señores, qué capitán
El capitán de aquel día!”


E. Marquina
En Flandes se ha puesto el sol.



Ver un partido de futbol por la tele con cuatro amigos que repiten consignas aprendidas, entrar al trapo y tener memoria histórica no tiene precio. Para todo lo demás el Banco Santander… y los callejones, dagas traperas y tal.

Así que no me pagaron las birras, pero me deben una cena (de marisco, y todo lo demás). ¿Y quién me quita las risas?, ¿Y la memoria?.

Manolo (vamos a llamarle así) repetía con demasiada frecuencia lo de La furia española. Así que entre fuera de juego y saque de banda exploté (sí, me va la marcha y mi cerebro va a su bola, se centra en sus cosas, como internet explorer).

La expresión furia española viene del saqueo de Amberes por parte de soldados españoles amotinados entre el 4 de noviembre y el 7 de noviembre de 1576, entraron a degüello por sus salarios. UUHHmmmnnnnn…… mal comentario para seguir un partido de futbol ¿verdad?...pero es que la cita futbolística también tiene su historia y desgraciadamente para algunos (los que tendrán que pagar la mariscada) mi cerebro y mi memoria histórica parece que funcionan mejor que IE. (o así).

Hablemos de futbol, de frases… La furia española… ¿ quién fue su precursor? Nada menos que uno de los fundadores de ANV, el partido que ahora cede sus siglas a la izquierda abertzale vasca.

Manolo pensaba que soy un flipao. De nuevo. Da igual, lleva así más de treinta años. Le gusta buscar mi paciencia, encontrar recovecos, debates en una partida de canicas y soy su plantilla jodida . A mí me gusta tocar los cojones (dentro de un orden) y todos contentos.

Fue en Amberes, el 1 de septiembre de 1920, durante los Juegos Olímpicos. Era el primer torneo que jugaba la selección española de fútbol. Se enfrentaba a Suecia. La selección española perdía por 1-0, mediada la segunda parte Sabino Bilbao, jugador del Atletic, se dispuso a lanzar una falta. En el área, José María Belausteguigoitia, alias Belauste lanzó una voz que recogió en sus crónicas el único periodista español presente en el partido, Manuel Castro. "¡A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo!" (*1). Así fue. Belauste arrolló a los suecos y entró a la portería con el balón pegado al pecho. Había nacido el mito. Al día siguiente, un periódico holandés tituló: "La furia española". Hacía referencia a la forma de jugar de Belauste y al saqueo de Amberes por los Tercios de Flandes españoles en noviembre de 1576. Con dos cojones, vamos.


Belauste jugó en el Athletic desde los 15 años y se retiró con 36. Era un gigante para la época. Medía 1,93 y pesaba 95 kilos. Jugaba de medio centro y a veces de delantero. Era un hombre muy religioso, hasta el punto de que, tras una grave enfermedad de su mujer, Lola, -sobrina del pintor Ignacio Zuloaga- viajó a pie y descalzo, desde Bilbao a Lourdes (Francia) para cumplir una promesa en caso de que sanara. Su catolicismo le siguió hasta la muerte.

Era un futbolista y un político. De ideas firmes. Por eso, la Federación Española de Fútbol estuvo a un paso de denegarle la medalla de Oro de la institución varios años después de su actuación en Amberes en cuyo desfile se negó a llevar la bandera española. Años atrás había sido encarcelado en Llodio por participar en una manifestación antiespañola. Fue indultado por el rey Alfonso XIII que, después, le entregaría un par de copas de campeón de España. En 1910, con motivo de un campeonato de Copa del Rey jugado en Getxo, fue acusado ante un juzgado de Madrid por una presunta agresión con una llave inglesa a un jugador madrileño. La denuncia fue sobreseida.

En 1922, todavía afiliado al PNV, de cuya sección deportiva era responsable, Belauste sufrió el primer incidente que acabó en destierro "voluntario". En un mitin el grito de “Muera España” le valió el destierro a Francia, a Argelia después y finalmente a México, Argentina y Brasil. Intentó conseguir la inmunidad presentándose a diputado en las filas nacionalistas, pero no consiguió el escaño. Dos años después, sin embargo, regresaba a la convocatoria de la selección española para los Juegos Olímpicos de París. España sólo jugó un partido eliminatorio frente a Italia, que perdió, y Belauste no fue alineado. Allí seguía el activo militante político manteniendo su fidelidad a las IDEAS NACIONALISTAS y a la FURIA ESPAÑOLA. (¡Qué cosas…!) Historias de la historia. Fue el primer capitán de la selección española de futbol (el PRIMER GRAN CAPITÁN). !País de países…!. Murió de cáncer de pulmón en México.

(*1) Aunque Ricardo Zamora, portero en aquel partido, afirmó años más tarde que realmente se había dicho la mítica frase, algunos de los que estuvieron allí presentes juraron no haberla oído nunca. Incluso algunos dijeron que lo que realmente había gritado Belauste era Sabino, aurrera! (en euskera ¡Sabino, adelante!). Belauste nunca desmintió la famosa anécdota, aunque no se sabe si porque era real o porque prefería mantener la leyenda. En 1937, en una entrevista a la revista cubana “Carteles” narró así lo ocurrido: "Estando yo en posición ventajosa para anotar, y viendo que Sabino avanzaba con la pelota, le dije simplemente: A mí, Sabino, que los arrollo. Después, rodamos tres o cuatro por el suelo.". Fuente.

PD1. El Txangurro me gusta sin gratinar. Yo pongo el Monopole, a cuerpo de reyes o hígados escatológicamente republicanos, monárquicos, ácratas y demás; que sois unos zascandiles güaltrapas. Solo se requiere calzoncillos limpios, por lo que pueda pasar; que ésta es una casa muy seria.
PD2. Lo dije, y os reíais, vale, vale.
PD3. Para acabar éste artículo siguiendo las directrices más básicas de mi ideario, pego un video que puede tocar los cojones (se me da bien). Mando y templo, y siempre digo la verdad.



6 comentarios:

M.C.P. dijo...

Sea, -cabronazo-.
Siempre es un placer desbarrar contigo.

supersalvajuan dijo...

Alatriste al poder. Icono de masas!!!

Markos dijo...

Muy ilustrativo y muy irónico.
Estupenda entrada
Salu2

jm dijo...

Al final, tendremos que recurrir a los invencibles tercios de Flandes

JoPo dijo...

jojojojo
es q los cascos siempre tocando los huevos..como somos!!!!

la furia roja sabiniana


lo de aurrera puede ser

Necronomicón.net dijo...

_M.C.P.
Sea.

_Supersalvajuan.
Ponme en esa lista de fans del capitán Alatriste. Y en la de seguidores del maestro de esgrima también.

_Markos
P´a irónico tú. Gracias.

_J.M.
Dudo de que en las actuales circunstancias el proceso de selección de personal conseguiría un conjunto tan conjuntado (o así).

_JoPo.
Ahora la furia roja sabiniana está acojonada (el pareado es deliberado).
A mí me llama la atención que Zamora escuchara nada a 100 metros de la jugada, pero bueno, quienes hicieron correr el bulo fueron los diarios holandeses.

Aquí ¡qué más querían!.
Aurrera. Aupa.


Gracias por vuestras visitas y por comentar.
Gracias también a los que leen y no comentan.