jueves, 14 de mayo de 2009

_FINAL DE COPA, CENSURA EN RTVE.


El guión esperado fuera del estadio se cumplió. Las dos aficiones, la del Barça y la del Athletic de Bilbao se comportaron ejemplarmente, tomaron sus cañitas juntos, incluso revueltos, y jalearon a sus equipos.

El guión esperado en la grada se cumplió. Las dos aficiones ocuparon sus asientos y fueron respetuosos con las bufandas, gorros y máscaras pintadas del vecino. Cada aficionado gritó, jaleó, se apasionó, rió o lloró los aciertos o errores de su equipo con el respeto del vecino rival.

El guión esperado se cumplió. En el minuto 58 (más o menos) apareció el “tonto del haba” de rigor. Un descerebrado del público lanzó una lata al campo. La afición futbolera bilbaína dio otra lección de señorío. Literalmente señalaron al tonto y comenzaron a increparle. Fuera, fuera, fuera. Tres policías se lo llevaron a la puta calle mientras quienes vestían como él le señalaban “éste, éste, éste”.

El guión esperado en las pizarras de ambos equipos se cumplió. La única opción del Athletic era presionar en el campo rival, destruir el centro del campo, correr, correr y correr. Llorente convirtiéndose en central si era necesario, once atacando y once defendiendo. No dejar hilar al Barça.

El guión esperado se cumplió. Si el Barça empataba (y empató) iba a hacerse dueño del balón y entonces ya podían caer, 2, 3, 4, 5 ó 6. Cayeron 4.

El guión esperado se cumplió. Hubo alguna celebración de gol fuera de tono y la grada no cayó en la trampa, continuó comportándose de forma educada y aceptando la superioridad o la impotencia futbolísticas.

El guión esperado se cumplió. Cuando un equipo se hace dueño del balón, comienza a tocar y tocar, cuando el rival corre impotente tras el esférico (que diría Valdano), se siente víctima de un rondo, impotente, tardío; la grada comienza a gritar a cada toque de su equipo…”olé”, “olé”, “olé”. Ocurre en Valladolid, en Catalunya y en Rumanía.

El guión esperado se cumplió. Juan Carlos (rey) contestó a las preguntas de un periodista pelota. Sus conocimientos futbolísticos se resumen en la frase “mucho bilbaíno en Valencia”.

El guión esperado se cumplió. A la entrada del monarca en el palco es preceptivo sonar el himno nacional por megafonía. El guión esperado era una gran pitada. Recuerdo: final de Copa del Rey, Athletic de Bilbao vs. Barça.

El guión que éste contribuyente que firma no esperaba es que RTVE cambiara el guión de los acontecimientos.

Eso es lo que hizo RTVE.

Creo recordar que es la primera vez, que “esto” no se hace en directo. Tranquilos torquemadas, si ya esperábamos la pitada. ¿de qué vais?. RTVE nos conecta en ése momento con distintos puntos de nuestra querida geografía. ¿Si digo “manda güevos” me repito mucho?. Pues eso. Que no me gusta la censura, menos aún cuando procede de una empresa que pagamos todos (¡y a qué precio!). Las imágenes “retocadas” de ese momento nos las ofrecen al comenzar la segunda parte del partido, podemos ver a un chavalote de Bilbao muy emocionado, mano en pecho mientras suena la marcha. Cojonudo, ole sus güevos (perdón). Pero sigue sin cuadrarme.

En ése momento yo me pregunté si vivía en Cuba.

La explicación que ha dado el ente (el “ente” y “el ser”) es que todo ha sido debido a un “error humano”. Esto me suena al “error informático” del plagio de Ana Rosa Quintana.

El volumen de audio por megafonía fue inusualmente alto. RTVE bajó el nivel de ambiente, eligió las imágenes. El director general de deportes, Julián Reyes, acaba de ser destituido.

Si hacen esto ¿Qué no harán?.

Me parece de mala educación pitar cualquier himno. Me parece lamentable politizar los eventos deportivos. Me parece injustificable que una cadena de televisión pública (que pagamos todos, con nuestros impuestos) intente manipular el directo.

QUE SOMOS MAYORCITOS ¡COÑO!.

Ayer en el terreno de juego ganó el futbol. Un dignísimo Athletic de Bilbao. Hoy por hoy Su Majestad F.C. Barcelona.

6 comentarios:

supersalvajuan dijo...

¿Y qué se podía esperar?

Necronomicón.net dijo...

Super, pues sinceramente lo que no esperaba era eso, la censura. ¡Qué somos mayorcitos!, la pitada la esperábamos todos. Al falso nativo del reality “islas perdidas” o “tribus indomables” podemos identificarle como falso-funcional, pero…¿Esto qué cojones es?... ¿LA HABANA?...

J dijo...

¡Caracas!

Markos dijo...

Hombre, también podrían haber dicho que era un error informático...
Salu2

Max Birrax dijo...

El júrbol... qué gran invento, la de consultas de psiquiatra que ahorra al cabo del año y la cantidad de conflictos sociales que soluciona por sí sólo...

Necronomicón.net dijo...

Gracias por vuestros comentarios.