jueves, 9 de abril de 2009

_”EL CAGUETA”.





Éste artículo complementa el recientemente publicado Transporte urbano, Santander (1875-1935).



Antes de que se implantara definitivamente el tranvía eléctrico existía un personaje denominado popularmente “el cagueta”. Su labor consistía en ir corriendo delante de la locomotora con un banderín rojo en una mano y un cornetín en la otra. Daba igual que hiciera frio o calor que lloviera o granizara que subiera o bajara, su cometido era anunciar a los viandantes de la inminente llegada del “caballo de hierro” y evitar accidentes entre los despistados. Como parecía que el tren quería cogerle por detrás la gente empezó a llamarle “cagueta” por su teórica falta de valentía al “salir corriendo”.

En la foto superior se le puede distinguir, precediendo al tren Gandarillas.

El más famoso de los cagetas de Santander fue un francés: Pablo Lefebre. Según la prensa de la época (El Diario Montañés, enero, 1920) por diez reales diarios hacía jornadas de 200 Kilómetros. Eso son jornadas de 4 maratones.

Con la llegada del tranvía eléctrico desapareció el oficio de avisatrenes. En el curiosísimo libro “Tipos populares santanderinos” Rafael Gutiérrez Colomer describe la nueva situación del currante reciclable: “paseaba por las calles de la población casi en la miseria y muchos transeúntes le miraban con indiferencia, sin tener en cuenta que en alguna ocasión pudo prevenirles de posibles accidentes con el agudo toque de su cornetín”.

Éste otro personaje de la foto inferior (1910) tenía más caguetas a su servicio, y realizaban su labor sentados.


Santander
Alfonso XIII sube a su coche después de ver las regatas.

6 comentarios:

Necronomicón.net dijo...

Se me pasó, disculpas. Las fotos están (como la vez anterior) en:


http://usuarios.lycos.es/asutil/fotos/fotos06.html

supersalvajuan dijo...

Alfonso XIII. No hago comentarios.

Felipe dijo...

Los tranvias...que tiempos esos.

Pues yo tuve la oportunidad de estar en Barcelona y ahora hay buses, pero siguen siendo electricos. En Sevilla creo que funcionaban con gas comprimido, no estoy muy seguro.

Saludos!

Anónimo dijo...

Muy interesante todo el blog. Solo una pequeña apreciación. Donde dice: "Daba igual que haría frio o calor" debe de decir: "Daba igual que hiciera frío o calor"

Necronomicón.net dijo...

Anónimo:

Muchas gracias por la corrección. Ya leí el comentario en menéame. En alguna ocasión me han dicho que me delatan como norteño ciertas expresiones o usos.

Pido disculpas y corregiré el texto.

Anónimo dijo...

Ahora no se si valorar más o menos lo de las jornadas maratonianas.