miércoles, 18 de marzo de 2009

_VAYA VALLA.






Respeto el origen de todas las religiones sean monoteístas o no. Respeto a todos los practicantes, CADA UNO ocupa su tiempo en lo que quiere y ADOPTA LA MORAL QUE LE VENGA EN GANA MIENTRAS NO OFENDA A LA DE LOS DEMÁS, pero desconfío, también, de todos los intermediarios y representantes, de los de la FIFA, de los obispos, imanes, gurús, políticos, compradores al por mayor de fruta y verduras etc. Desconfío de las instituciones porque están dirigidas y manipuladas por los jefes de los intermediarios. De las instituciones que protegen más a un obispo que a un pobre, por poner un ejemplo, desconfío y les presento mi falta de respeto, como hacen ellos conmigo.

La iglesia católica parece que le ha cogido gusto a eso de la publicidad. No me parece mal, siempre que no sea con dinero público y que se atengan a los códigos de éstas técnicas de comunicación porque la publicidad engañosa no es lícita. Un spot televisivo o un cartelito puede hacer creer (INSINUAR) que los hombres no sabemos contar mientras abrimos un bote de café, o que no sabemos para qué sirve una lavadora. Puede ser de mal gusto (para mí lo es) pero no es ilícito, sí lo es faltar a la verdad.

“Tienes más vista que un lince” es una expresión que se utiliza para decir que alguien es capaz de ver con el ojo de la intuición, con la agudeza del ingenio, con la anticipación en el tiempo, con el factor oportunista. Los creativos de publicidad han tenido, a mi parecer, menos vista de lince con ésta campaña antiabortista que con la “del probablemente”.

No voy a entrar a discutir nunca con nadie si prescindir de un grupo de células es un ASESINATO o no, me parece aún más simple que el cartel que ha presentado Juan A. Martínez Camino, “El cartel y las vallas dan la voz a los que van a matar”, dijo. Lo cierto es que la fotografía trata de hacer creer a la opinión pública la idea de que en España tratamos mejor a los animales y las plantas que a los seres humanos. Y eso es mentira.

Preguntado sobre si una mujer debería ir a la cárcel, además de al infierno, por tomar la píldora del día después, el sr. Martínez Camino, secretario general de la Conferencia Episcopal, contestó: “Eso deben decidirlo los jueces”. Los jueces deberían decidir muchas cosas, la primera de todas APLICAR LA LEY.
Comparar un lince con un bebé es tan IRRESPONSABLE como ir a Africa y decir que el condón no solo no arregla el contagio del sida (pandemia en algunos lugares por allí) sino que lo agrava, máxime cuando quien lo dice debería tener conexión directa con dios.

Creo que algunas instituciones se alejan demasiado de la ciencia y de las necesidades de los ciudadanos y en demasiadas ocasiones pienso que éste mundo está superpoblado de cretinos y que todo va a petar.


Artículos relacionados:

_Las Linces responden a los obispos

_Mentiras, Malditas Mentiras y Estadísticas.

_Protege mi vida (recopilación de montajes). Mangas Verdes.

10 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Ese tigre me da miedo por la carretera.

Necronomicón.net dijo...

Es un lindo gatito.

jm dijo...

Las comparaciones siempre son odiosas, y la publicidad engañosa.

Alejandro dijo...

Ellos, los obispos y los curas, SÍ QUE ESTÁN PROTEGIDOS y desde hace demasiado tiempo. Si no fuera así ya estarían en peligro de extinción. Ahora resulta que el lince de la foto no es ibérico. Tampoco. Pues sí que han tenido poca vista los publicistas.

Felipe dijo...

Hola.

Pues la verdad acá en Chile el aborto está prohibido en su totalidad, y solo se aplica cuando la vida de la madre corre peligro o cuando se sabe que el niño nacerá desahuciado o cosas así, pero no se les aplica a adolescentes irresponsables que por querer experimentar con el novio de turno se han metido en esto.

Ese mismo cartelito del bebe con el lince lo han presentado aquí cuando el candidato presidencial de izquierda propuso legalizar el aborto. Todo el mundo se opuso, incluso los de su mismo partido. Eso si, creo que no corresponde hacer ese tipo de comparaciones.

Es irresponsable.

Saludos

ROSTAM dijo...

Hola amigos,

Yo estoy a favor de la libertad de expresión y el cartel me parece muy elocuente.

Me parece que si se hace tanto esfuerzo por salvar a un lince, qué menos que por un niño. Eso han dicho los obispos.

Claro que si es porque lo han dicho los obispos, es lógico insultarles, supongo. Es lo políticamente correcto hoy día.

Saludos

David dijo...

La iniciativa parece una manera de enfrentar deliberadamente, una técnica publicitaria un tanto “barriobajera” que no debería ser propia de la Iglesia Católica.
En cuanto a las declaraciones del “Santo Padre” sobre el uso del condón, además de irresponsables, están exentas de cualquier puntito de misericordia.
O van “para atrás” deliberadamente o se están quedando atrás sin remisión.
Además, éste “representante” creo que representa a menos católicos que otros predecesores.

Gracias.

Anónimo dijo...

La religión es soberbia.

Necronomicón.net dijo...

_jm.- Engañosa.

_Alejandro.- Pienso que sí están protegidos pero que su extinción no la veremos ni tu ni yo. Tampoco deseo su extinción solo que sean más “misericordes” con los “pecadores” y que no apaguen incendios con gasolina.

_Felipe.- Pues sería interesante ver “esa versión chilena” del cartelito. ¿Se puede ver en algún sitio?.

_ROSTAM.- Me coloco en el lado de los defensores de la libertad de expresión, siempre. Subrayo la publicidad engañosa (repito: en España NO se protege más a los linces que a los niños). El debate no es aborto si o aborto no, ese debate lo resolvimos hace 20 años y si hace 20 años la respuesta fue clara hoy es apabullante. Personalmente no soy de seguir modas, ni de insultar, tú lo sabes; en éste caso (y en otros) más bien creo que quien nos insulta a los ciudadanos es el representante religioso.
Me gusta “verte” por aquí amigo.

_David.- Estoy totalmente de acuerdo con lo que opinas.

_Anónimo.- Los REPRESENTANTES son soberbios.


Gracias por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

Bibi, vive y deja vivir!!!
Viva la mujer que no te interrumpió voluntariamente tu vida durante su embarazo!!!
Viva la madre que te concibió!!!
Subhumano
En 1930, Alfred Rosenberg en Der Mythus des 20. Jahrhunderts utilizar el término Untermensh (subhumano) para referirse a aquellos que, supuestamente, se hallaban por debajo de lo humano. El término hizo fortuna y en 1933, una publicación de la SS titulada precisamente El subhumano cargó contra los judíos indicando que pertenecían a esa categoría. En 1942, la Oficina principal de la raza del III Reich distribuyó un panfleto titulado Der Untermensch (El subhumano).

El texto tuvo una tirada de 3.860.995 ejemplares en alemán y además se tradujo a otras catorce lenguas europeas más. En la obra se señalaba que “el subhumano, que biológicamente aparenta ser una creación de la naturaleza similar con manos, pies y una especie de cerebro, con ojos y una boca, es, sin embargo, una criatura completamente diferente”. A esas alturas, el método nacional-socialista resultaba obvio. Para emprender con éxito la gigantesca tarea de exterminar a millones de seres humanos, antes había que desproveerlos de su condición de tales. Apelando a la ciencia – una ciencia risible, dicho sea de paso, judíos, enfermos mentales, personas con dolencias irreversibles fueron clasificados como algo vivo, pero no humano. Una vez colocados en ese grupo, la tarea del exterminio masivo podía llevarse a cabo con total tranquilidad. Y, efectivamente, así fue. Comento todo esto no por el gusto de desplegar ante el lector algunos datos poco conocidos de la Historia del nacional-socialismo alemán, sino para indicar que estaba prácticamente convencido de que el concepto de subhumano había quedado confinado a las páginas más siniestras de la Historia hasta que esta semana tuve ocasión de escuchar a la ministra Aído afirmando que un feto era un ser vivo, pero no un ser humano como había dejado de manifiesto la ciencia. Si en vez de escuchar semejante dislate con acento andaluz lo hubiera oído en alemán, les doy mi palabra de honor de que hubiera puesto mi mano en el fuego porque acababa de pronunciarlas un convencido miembro del partido nacional-socialista obrero alemán (NSDAP). Si la ignorancia es una eximente – y resulta más que dudoso – quizá la ministra sea inocente, pero esa circunstancia no se puede aplicar a Ángel Gabilondo, el ministro de educación. Cualquier persona decente habría respondido que las palabras de la ministra son, como mínimo, una majadería. Pero, interrogado sobre ellas, el señor Gabilondo prefirió escudarse en la frivolidad para no descalificar a su más que objetable compañera de gabinete. Para ser sinceros, no sé cuál de las conductas me parece peor, si la de una ignorante que priva a seres inocentes de su carácter humano para legitimar que se los extermine en masa sin el menor escrúpulo de conciencia o la del profesor universitario que, encaramado a una poltrona ministerial, se inhibe con una gracieta de denunciar semejante barbaridad. En el III Reich, hubo idealistas, no pocas veces semianalfabetos, dispuestos a ejecutar cualquier orden que procediera de su Führer como una señal de progreso, pero tampoco faltaron sujetos con más instrucción, ascendidos a cátedras o ministerios, que se limitaron a mirar hacia otro lado al ver cómo se expulsaba a los judíos de sus trabajos y se preparaba a la población para el baño de sangre. Se puede discutir quién tuvo más culpa del genocidio, pero sus bases quedaron asentadas cuando alguien afirmó que algunos seres humanos eran subhumanos.