sábado, 14 de marzo de 2009

_PROFESIONALMENTE, ORTODOXO DEL AMARILLO VERDOSO.








Gimlet, en inglés, es una herramienta de carpintería: berbiquí o sacacorchos sin palanca. Es también el nombre de un cóctel internacional vinculado eternamente a la literatura gracias a las novelas de Raymond Chandler y al cine, a través de las versiones que de sus obras se hicieron, incluyendo a Humphrey Bogart en el papel del famoso detective Philip Marlowe.

Muchos consideran El largo adiós (1953) como la mejor novela de Chandler, Marlowe descubre que una falsa muerte oculta en realidad un cambio de identidad, allí el autor define lo que es el gimlet: “lo que llaman gimlet no es más que ginebra con algo de zumo de limón o lima. Un auténtico gimlet es de ginebra y zumo de lima, y nada más”. Para Chandler, gimlet es el color del alcohol, amarillo verdoso, hepático, inquietante como el ambiente gris del género negro.



Marlowe, en ocasiones, incluía un par de gotas de bitter. Marlowe, un tipo sobrio, sensible, lúcido, escéptico como defensa. Siempre en una atmósfera de claroscuros, en una gama de grises, entre espejos enfrentados, princesas corrompidas o rotas, tumbas escupidas, caras cruzadas por una sombra o un sombrero adecuado, polvos egipcios y un par de lágrimas, alcantarillas y fuegos artificiales, humo, humo de pitillos (con y sin filtro), calor sucio y gimlet.

Gimlet, para Enric González es el cóctel ideal para un perdedor de elecciones, triste, con regusto final amargo y cariñoso. Como Marlowe, como Chandler. “A veces soy cáustico y belicoso; otras extremadamente sentimental. No soy un ser social porque me aburro con mucha facilidad, y el término medio nunca me satisface, ni en la gente ni en ninguna otra cosa”.

Manuel Vázquez Montalbán inmortalizó su aprecio por el cóctel poniéndole su nombre a una revista que nació en marzo de 1981. “Música para maniáticos o música para todos. Esta es la cuestión”, así comienza su primer editorial titulado: “Indispensable la rodaja de limón” donde explica “El título de la revista (Gimlet) tiene música de cultura gratuita”.

Desde hace años, si pides un Gimlet en algún bar especializado en combinados, debes especificarle al barman si lo quieres de ginebra o de vodka o incluso de ron y tequila. ED Wood, que fue interpretado por Johny Deep en la divertida película de Tim Burton "El peor director de la historia del cine”, se aficionó tanto al Ginlet de vodka que en numerosas ocasiones firmaba con el seudónimo Akdov Telnig.

En cualquier caso sírvase sin guinda ni hielo y corteza que no rodaja de lima (limón no). La lima Roses (en su defecto Rives) NO utilizar zumo natural si no es rebajado. En un vaso alto o ancho, acompañado de hielo y un golpe de soda adopta el nombre de Rickey.

Quizá la fórmula original lleve el nombre de un oficial de la Marina inglesa y cirujano, sir Gimlette, que dejó amadas en Singapur y Hong Kong. O quizá no.

Salud.

Marlowe: _“Después partí. En la frontera nadie me dirigió ni una mirada, como si mi rostro tuviera tanta importancia como las manecillas de un reloj”.

PD_En Cocktail Kingdom, imprescindible para coleccionistas y curiosos (si trasteas y tienes pasta) se pueden comprar guías y recetarios con más de un siglo de antigüedad. Como The Fine Art of Mixing Drinks, de David A. Embury, o Barflies and Cocktails, de Harry McElhone.

Relacionado, cómo hacerlos:


5 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Apuntada para el veranito, que se espera largo y caluroso.

jm dijo...

Habrá que probar un auténtico gimlet.

Felipe dijo...

Nunca he leido a Gimlet, pero he escuchado mucho de el.

Yo creo que el mejor de todos es Tolkien, lejos.

Hablamos.

Necronomicón.net dijo...

Yo últimamente sigo a Husein Canuté y también he oído de Tolkien.

Saludos Felipe.

Necronomicón.net dijo...

Me voy a poner otro. A su salud mister Marlowe.