jueves, 19 de febrero de 2009

_SIN CAMBIOS EN LA VEGETACIÓN.


¿Por qué no?. Los señores y señoras diputados y diputadas deberían convocar una huelga para su sector laboral, gremio, grupo, etc.. Pero ya.

Los ciudadanos (y las ciudadanas también) recogeríamos sus reivindicaciones impresas en papelitos de colores y nos pincharíamos en las americanas y suéteres (o jerseys) sus eslóganes más cañeros, chapas y más chapas. Apreciamos tanto su trabajo, respetamos tanto su sinvivir por los demás, que nos volcaríamos en su defensa con lazos amarillos, rojos, azules. ¿Qué color queda libre para un nuevo lazo de solidaridad?. Manifestaciones, encierros, medidas de presión como abandonar en masa las sesiones de risoterapia que mantienen nuestro equilibrio patriotil o el consumo compulsivo de siempre-presente-imprescindible “La casera-cola”. Palios con luminosos que intercalen “SANTA SEA TU GRACIA” con “GRANDES DESCUENTOS EN VISIÓN”.

Razones para protestar no les faltan. Sueldos muy bajos. Horarios incompatibles con sus deberes familiares. Horas extras impagadas. Falta de recursos técnicos para el buen funcionamiento laboral. Insuficiente personal cualificado en las tareas de apoyo. Acoso mediático. Cortas, demasiado fracturadas e impagadas vacaciones. ¿Cómo es posible pretender que un representante público, un diputado o diputada tenga que pagar el AVE o sus desplazamientos con Iberia? ¡Si no son otra cosa que herramientas necesarias para que puedan representarnos dignamente!.

Yo soy de los que apoyaría que esa huelga se extendiera a ediles y concejales, igual de incomprendidos que los señores y señoras diputados y diputadas y sus señorías jueces y juezas, magistrados y magistradas. Ínclitos e ínclitas estajanovistas denostados al servicio del pueblo español, chiripitiflauticos responsables de nuestro bienestar y saludables costumbres en general. Mantendría por solidaridad el mismo color de lazo solidario. Mantendría incluso el mismo suéter o jersey durante su periodo de protesta y todo por solidaridad con la clase proletaria.

Y gritad todos y todas conmigo, con las manos entrelazadas, andando lateralmente y dando un saltito cada tres pasos a la izquierda y uno a la derecha, eufóricos, solícitos, prestos, patriotas y cantarines 3x4: Basta ya. ¡Que no me quiero cambiar el puto jersey-blanco-con-mangas-largas!.

5 comentarios:

J dijo...

¡Pero qué fácil es mancillar el esforzado trabajo de nuestros políticos! ¿Acaso no entiendes lo duro que es dormitar en el AVE camino del congreso dos veces al mes? ¿Y los esforzados concejales que, obligados por su cargo, tienen que inflarse a marisco (porque siempre van convidados y no pueden quedar mal) con lo malo que es para la gota? Y lo que es peor... ¿QUÉ HAY DEL CARGO DE CONCIENCIA QUE OPRIME A NUESTRA CLASE POLÍTICA Y NO LOS DEJA DORMIR, ATORMENTADOS POR LO MUCHO QUE NOS TOCAN LOS COJONES DÍA SÍ DÍA TAMBIÉN?
Me parecería lo más normal del mundo que se pudieran en huelga. A ver si leen esto y se animan, joder.

supersalvajuan dijo...

Los señores diputados, que sólo trabajan "de martes a jueves". Trabajan, perdón. Que eufemismo.

Anónimo dijo...

Yo me comprometo a no cambiarme de calzoncillo si todos esos se van de huelga y no vuelven. Y que sea en casa lo que dios quiera.

Markos dijo...

La diferencia entre que los diputados hagan huelga y no...está en...¿diferencia?

Necronomicón.net dijo...

_J.
_Supersalvajuan.
_Anónimo.
_Markos.


Sois sabios. A mi hoy me sube un dolor por la pierna izquierda que se pierde en el coxis antes de descargar un impulso eléctrico (o así) que descarga desparrames en la barriga y laceraciones en el pecho. La cagalera se perpetúa en el tiempo.

Gracias por vuestros comentarios.