martes, 6 de enero de 2009

_SE ME ATRAGANTÓ EL POLVORÓN.

Alguien tendría que poner remedio a esto. Me refiero a la moda de adoptar animales salvajes como mascotas domésticas. Ésta historia es completamente real.

Tengo un amigo veterinario que me ha contado una anécdota reciente.

Manolita (vamos a llamarla así) tiene un periquito, un canario, “un perro de aguas” (chulo) y una boa constrictor que un marinero brasileño la regaló hace más de un año. Manolita es clienta de mi amigo (vamos a llamarle G.) hace tiempo.

Manolita visitó a G. hace unas semanas porque estaba preocupada por la apatía de Enrriqueta (la boa).

_Hace dos semanas que no me come nada. La noto rara, medio aletargada, por la noche se tumba junto a mí, se estira completamente y la noto triste.
_Manolita, despréndete inmediatamente de Enrriqueta: te está midiendo. Te quiere comer.


5 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Un buen guión de cine. Con Steven hace 3 pelis.

Markos dijo...

Espero que cuando mis chihuahuas se tumban a mi lado no se trate del mismo comportamiento. :-D

Alejandro dijo...

Que cabrona la Enrriqueta, no es de bocaditos no, prefiere a Manolita antes que a Chulo. Igual es porque la presa se mueve menos.

David dijo...

¿Qué fue de Enriqueta?.
Que mal cuerpo se me ha quedado.

Necronomicón.net dijo...

Supersalvajuan, podría ser un buen guión cambiando el final de la historia. David, Enriqueta está haciendo amigos en un minizoo.
Tranquilo Markos a tus chiguaguas les llevaría mucho tiempo devorarte y tampoco son animales salvajes. Alejandro, quizá sea por la “calidad” de la carne.