sábado, 31 de enero de 2009

_EL MARQUÉS (CONSORTE), SI TIENE QUIEN LE ESCRIBA.


Don Emilio (marqués consorte) no está triste. Los audis blindados y tintados estaban esta mañana aparcados en doble fila en el Paseo de Pereda, como siempre, con sus chóferes en posición de espera. Don Emilio nunca ha estado triste. Ni nunca los policías municipales han denunciado a los audis blindados de Don Emilio. Don Emilio es un tipo muy campechano/inaccesible. Jamás verás a Don Emilio en un restaurante, en un evento de lo social. Si Don Emilio quiere arengar entre bogavantes a sus directivos más cercanos organiza una comida en el bunker subterráneo (Paseo de Pereda, con calle Martillo y General Mola; yo lo sé muy bien, no es una leyenda urbana). Allí tienen gimnasio, sala de juntas, cámaras blindadas, cocina y más cosas. Don Emilio es un crack. Don Emilio acojona cuando habla y cuando calla. Don Emilio no solo acojona a un albañil, Don Emilio también acojona a Presidentes de Gobierno. Es la hostia lo de Don Emilio. Don Emilio no está triste porque haya ganado un 2% menos que el año pasado. Don Emilio ha hecho ganar casi 9000 millones€ éste año crítico a su principal empresa: el Banco Santander. Don Emilio (que no es de Bilbao) es tan chulo que si a sus clientes más exquisitos les dan el palo en New York, él les reintegra la pasta. Su abuelo Don Emilio Botín López (Emilio I) decía que “en los negocios había que jugar siempre con ventaja, con un as en la manga”. Emilio II (“El viejo”) solía decir “quien da primero da dos veces”. Emilio Botín Sanz de Sautuola y García de los Ríos (Emilio III, “Don Emilio”) lleva por lema tatuado "hay que devorar antes de que te devoren". Es la impronta de la casa, prestigio y fortuna, propietarios del 16% del Banco Santander, sí, han leído bien, de tierras, pueblos enteros en España y el extranjero, inmuebles miles, pinacotecas, flotas marítimas y aéreas, sociedades y paquetes y paquetes y paquetes en Bolsa por miles de millones de dólares, de euros y de yuanes. Los municipales multan a quienes protestan por los audis tintados y blindados mal aparcados. Don Emilio es un crack.

“El viejo” (Don Emilio Botín Sanz de Sautuola López, Emilio II) era un aristócrata a la vieja usanza. Solía decir: "Ricos, lo que se dice ricos, somos muy pocos". En verano vestía un traje de lino blanco y usaba bastón con empuñadura de plata. Dicen que asistía a los Consejos de Administración con trajes más desgastados que los de sus consejeros. "Casi nadie gasta de acuerdo con lo que tiene. Unos viven por encima de sus posibilidades y otros por debajo", se le oía decir. Él era de los que vivían por debajo. Doña María, su madre, lo ingresó en el Colegio Calasanz de los Escolapios de Villacarriedo (Cantabria) cuando tenía 10 años. Un colegio elitista que cobraba 500 pesetas anuales en 1913. Doña María era la hija de Don Marcelino Sanz de Sautuola, la historia dice que ambos fueron los descubridores de las Cuevas de Altamira. Lo que sí es cierto es que las tierras eran suyas, el criado también. En 1900 Doña María mandó construir la casa donde el profesor Cartailhac de la Universidad de Toulouse hubo de acudir a disculparse, en 1905, por haber cuestionado la autenticidad de las pinturas de Altamira, ésa es la casa familiar, el epicentro de la familia, el lugar de bodas, bautizos y entierros; en Puente San Miguel (Cantabria). Allí Doña María repartía comida y dinero a lugareños necesitados. Recuerdan en el pueblo que cuando el hijo del carnicero le llevaba la carne, la pesaba y si estaba muy justa la devolvía.

El Banco Santander abrió sus puertas el 20 de agosto de 1857. Un grupo de empresarios cántabros entendió la necesidad de gestionar las exportaciones del trigo y demás cereales de Castilla hacia las Américas. El capital social era de cinco millones de reales de vellón. El banco abrió en una propiedad del Marqués de Pombo y tenía 13 empleados. Hasta 1865 tuvieron el privilegio de emitir dinero.

¿Qué sería el Real Racing de Santander C.F. si se llamara Bansander?. Otro día hablamos de eso (o así).

9 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Dinero llamando dinero. Sólo queda aplaudir.

Alejandro dijo...

Llámame ignorante, pero desconocía que la familia de éste señor tenía algo que ver con el descubrimiento de las cuevas de Altamira.

Zeberio Zato dijo...

Qué pena, han ganado un 2% menos.

Si eso que me pasen su número de cuenta que les hago una transferencia. No sea que me lo pasen mal los pobrecicos.

ROSTAM dijo...

Dinero y Títulos sìempre se han llevado bien.

Pero el tradicional "con mis ideas y tus millones podemos hacer grandes cosas" cada vez está más difícl...una pena.

Seguro que a Botín se le dan muy bien la conspiración y los búnkers incluso para tomar unas rabas, pero yo casi prefiero el aire libre y tomar algo en "la Conveniente" sigue?

Un abrazo

Necronomicón.net dijo...

_@Supersalvajuan, si, dinero llama a dinero; no se si es para aplaudir pero si se que es una gran verdad.
_@Alejandro, ahora tienes cajero automático a la entrada del original y de la copia.
_@Zeberio Zato, creo que la sensación de pena está generalizada. Yo éste mes no les puedo transferir nada.
_@ROSTAM, en “La Conveniente” puedes comerte un buen queso de Bejes y unas buenas anchoas mientras escuchas música de piano. Si siguen, sigue siendo una parada típica.
Gracias por vuestros comentarios.

Anónimo dijo...

Y la saga continúa.

TORREs_blancaS dijo...

No te voy a cantar lo de “me lo dijo Pérez”.

Voy a darme una vuelta por el sitio. Nos vemos. Majo.

dezaragoza dijo...

Alto, claro y contundente. Poco más que añadir.

Necronomicón.net dijo...

_Anónimo, La saga continúa (…”y lo que te rondaré morena”), pero Emilio IV tendrá que esperar. El próximo crack es una señora (por cierto, habla inglés mejor que papá, aunque eso no es condición para comprar bancos ingleses).
_TORREs_blancaS, espero que “el paseuco” sea agradable. Nos veremos pronto.
_deZaragoza, siempre alto y claro.

Gracias por vuestra visita y vuestros comentarios.