martes, 27 de enero de 2009

_ANIMALES, ANIMALES.


Hace unos cuantos días el ejército israelí se hartó unilateralmente de matar terroristas. También se hartó de matar inocentes, de destruir infraestructuras, casas, colegios, edificios de la ONU y animales de pelo y pluma.

Que digo yo: ¿Qué sentido tiene ir jaula por jaula ametrallando monos, camellos, leones o loros?. ¿Ocultaban armas de destrucción masiva?, ¿lanzaderas de misiles?.

Si, se puede ser más cobarde. Pueden decir que era una manera misericordiosa de proporcionar comida a los sitiados. Podrían culpar a Hamás pero no recogieron los casquillos, ni los detonadores…ni la hombría.

Mientras, Araba ya tiene novios, uno fijo y varios discontinuos. Porque ella lo vale y porque los niños de Israel (que no son terroristas) tienen derecho a gozar con la vista de animales que quizá nunca puedan ver en libertad.

Así las cosas las escuelas israelíes deberían organizar visitas guiadas a ése Gran Cabárceno que es Gaza. Allí sus niños podrían tirar pan a centenares de miles de animales en vías de extinción.


1 comentario:

Markos dijo...

Aberraciones, sadismo, destrucción. Que asco de guerras. El caso es aniquilar vida.

Si hay ganas de ... se puede usar cualquier excusa.

Salu2