viernes, 26 de diciembre de 2008

_HACIENDO AMIGOS.

(20 minutos.es)

Poder representar a Dios ya tiene mérito, aunque cuelgues tal responsabilidad en el triste de Velázquez mientras silbas dos canciones al tiempo y escupes sobradamente la pizca de inteligencia del que merodee o te lama las pelotillas del culo (indistintamente).

La segunda parte del titular es estrictamente cierta pero no es noticia porque ya hace tiempo que en Alemania, Inglaterra y Kosovo (países del entorno) creen más en fantasmas que en Dios (o dios). En España también hace tiempo. Me atrevo a decir que el caso es mundial (hace tiempo que extracomunitario): en el mundo mundial los hombres y las mujeres creen más A los fantasmas que A Dios (o los dioses).

En España, los consumidores de a pie y de a 4x4 tememos más a la justicia que a las bandas de albanokosovares. Ya lo dijo Pacheco. En España la justicia es un cachondeo. Lleno de fantasmas señalo yo, de fantasmas corporativistas; incluso. Los pobres fantasmas es que están muy mal. Los pobres. Poder litografiar a Dios supongo que otorgue 8 o 9 puntos más que no poder hacerlo.. ¿Apostaste o apostataste?. En cualquier caso los fantasmas campan a sus anchas (o así). El temor está justificado, titulares como éste o aún peores son normales (dentro de la normalidad). Creo que en China es peor.

La cosa es joder. O que piensen que estas jodiendo. Aunque no tengas ni puta idea de caminar sobre las aguas.

Acorralados por fantasmas vestidos de multitud de colores.

(Aquí no deja de nevar).

No hay comentarios: