miércoles, 1 de octubre de 2008

_HEINRICH KLEY.



Un inconformista que tubo la desgracia de debatirse entre la burguesía de la Alemania de principios del siglo 20, el nacimiento del nazismo y dos guerras europeas que no propiciaban precisamente un escenario proclive al optimismo. Un ilustrador con una sátira corrosiva, una ironía extremadamente crítica y un erotismo a veces velado a veces descaradamente grotesco.


Sus primeros trabajos fechados conocidos datan de 1.888-92 Entre 1888 y 1894 envió pinturas a las exposiciones de Munich y Glasspalace Sezession, son retratos, paisajes y escenas costumbristas. A partir de 1.892 comienza a trabajar por encargo: “Acero fundido en la fábrica Krupp”. Dos murales (oficina de correos- Reichspostgebaude- de Baden-Baden) “La consagración del altar romano a Mercurio” (", Einweihung des rom. Merkuraltares") “Paseo del Kaiser Guillermo I” ("Spazierfahrt Kaiser Wilhelm I,"). Pero llegará al gran público con rápidos apuntes a plumilla editados en la revista “Die Jugend” (La juventud) durante1.906-7 una serie de ilustraciones firmadas por “Kley” en blanco y negro, en ocasiones con manchas de agua. Los temas tratan sobre crítica social, la técnica aun sin perder los cánones académicos se involucra en un mundo fantástico que despierta el interés de los círculos artísticos de Munich y de los ilustradores de su época.




Otras publicaciones se interesaron por sus trabajos. Comenzó a publicar en la revista satírica “Simplizissimus”. Ahora sus dibujos son un descarado ataque a las normas sociales y a la burocracia; los escenarios estampas fantásticas e imposibles. Cierta revolución social e intelectual estaba creando el embrión del nazismo y Heinrich Kley comenzó una particular guerra de burla, sátira, insulto y despropósito contra las encorsetadas formas académicas y una sociedad decadente.



El mundo de Kley se llena a partir de entonces de metáforas y paradójas, de extrañas visiones dignas de Breughel o del Bosco, de animales, monstruos y extraños seres bestiales y humanos, de mujeres desnudas, grotescas, que son víctimas o diosas en un entorno de vicio y lujuria. Un escenario alucinante y personal con un simbolismo no difícilmente interpretable en el que toman voz elefantes, tortugas, sátiros; centauros y niños, demonios o faunos.



Kley vivió en el mismo Munich que vió nacer los trabajos de Kandinsky y Klee y conoció la obra de Modigliani, Brake, Dali y Picasso. Nació el 15 de abril de 1863 en Karlsruhe, Alemania, y estudió arte en la Academia de Karlsruhe durante cinco años, luego continúó en Frithjob C. Smith en Munich. La incertidumbre sobre su fecha exacta de fallecimiento alimentó el mito. 2 de agosto de 1.945 y 8 de febrero de 1.952 son fechas que se citan como las de su muerte. El dibujante Joe Grant presentó la labor de kley a Walt Disney que inmediatamente comenzó una extensa colección privada. Críticos y analistas han estudiado la fusión artística de ambos. Dos volúmenes de su obra fueron publicados por Libros Dover y Bantam Libros. Atlas Motive también ha utilizado su trabajo.


Más dibujos de Heinrich Kley.

4 comentarios:

miquelet dijo...

El caos que se respiraba en su época, con unos cambios fulgurantes, se plasman en sus dibujos, un desorden de figuras y hechos dentro del perfecto orden del dibujante.

Salud.

Rostam dijo...

Estupendo artículo como nos tienes acostumbrados, amigo neonecronomicón.net.

El expresionismo alemán que se caracteriza por una crudeza a veces insultante, aparentemente carnal y obsceno, está lleno de espiritualidad y por ese motivo tiene tanta fuerza y movimiento.

Este movimiento representa muy bien el alma alemana; barroca y cruda a la vez

Junto a los conocidos grupos de Der Blau Reiter y die Brücke, están antecedentes tan ilustres como Grünewald. Cranach y el mismisimo Durero. Además de la influencia innegable de El Bosco y su mundo onírico.

Ese expresionismo se oscurece aún más amargado por los malos tiempos de la República de Weimar.

El arte no es fruto de la casualidad. Es un espejo en el que se refleja la sociedad de su tiempo con sus virtudes y defectos.

Un saludo muy cordial amigo y también para Miquelet

Necronomicón.net dijo...

Miquelet:

Tiempo de caos y decadencia propicio para la burla, la ironía y la crítica más impactante (como se diría ahora).

Gracias por la visita, por leerlo y por comentar.

Necronomicón.net dijo...

Rostam:

La “espiritualidad” de Kley está muy en entredicho. Al parecer era más proclive a los vicios que a las virtudes, a tiempo parcial.

El mayor valor artístico de su obra es que su paisaje se vuelve cotidiano para el espectador, al que no le es difícil interpretar la simbología que no se esconde. Walt Disney más tarde supo darle valor comercial.

Además de los ya citados, algunos de sus dibujos me recuerdan a Goya.

Gracias por la visita, por leerlo y por comentar.