domingo, 14 de septiembre de 2008

_SECUELAS (3), “éste señor”:


Éste “señor” se llama Juan Adriansens. Escritor de dilatada y cuestionable obra literaria. Éste “señor” de unos años a esta parte participa de los llamados “coloquios televisivos”, esos espacios a los que son invitados los llamados “tertulianos” que son unos señores/señoras que saben de todo y trabajan poco.

Éste “señor” participó hace unas horas en un despropósito de “tertulia” en la que se “debatía” el “nunca demasiado tratado toros si, toros no”.

Éste “señor” mendigó los aplausos del público. Que acentuaran sus desmedidas con la complicidad de un regidor que gritaba: “!! Guapooo ¡!”. Éste “señor” defendió su postura antitaurina con el argumento del sufrimiento animal contemplado por los humanos.

Éste “señor” participó hace “sesentaipico” días (está grabado) en otra tertulia de mierda_ televisiva. El tema era “la pederastia_ los abusos a la infancia” (o algo así).

Éste “señor” antitaurino dijo (literalmente) “que entendía el amor entre un adulto y un niño”, “que entendía la atracción sexual de un niño hacia un adulto”. Su argumento fue que “él nació en La Habana”, que “lo vio desde pequeño”, que de hecho “él mismo estaba enamorado de su profesor cuando estudiaba primaria”. Y que “entendía perfectamente a un adulto que se enamoraba de un menor porque eso ya existía en la vieja Grecia”. El regidor en aquella ocasión fue menos amigo y el público igual de obediente. (Está grabado).

Hace tiempo que tengo claras muchas cosas. Éste también va a ser un sitio para recordarlas.

Ahora no me da la gana extenderme sobre los programas-basura. Ni sobre la doble moral. Ni sobre las “tertulias” de mierda. Quería señalar a éste “señor” al que se le calienta demasiado la boca y la bragueta. Quería señalar a éste “señor” que siempre se cree que solo habla para desescolarizados del malecón.




“Con la moral corregimos los errores de nuestros instintos y con el amor corregimos los errores de nuestra moral”. José Ortega Y Gasset.



“Es moral lo que hace que uno se sienta bien, inmoral lo que hace que uno se sienta mal. Juzgadas según estos criterios morales que no trato de defender, las corridas de toros son muy morales para mí”. Ernest Hemingway.

No hay comentarios: