lunes, 25 de agosto de 2008

_¿BALANCE?.


China es culpable de la marginación y encarcelamiento de disidentes políticos o culturales, de las matanzas de Darfur, de la censura en los medios de comunicación en papel y en la Red, de la semiesclavitud, cuando no esclavitud total, de millones de personas para hacer crecer la macroeconomía del país, del nuevo colonialismo en África y América latina. También del traslado forzoso de millones de ciudadanos que ven como son expropiadas sus tierras, casas o chabolas, cerrados sus negocios o finiquitados sus empleos.

La construcción de la Presa de las tres gargantas supuso el traslado de millones de personas y su realojamiento no siempre en el lugar elegido por los afectados.
Conferencias, visitas de dignatarios, competiciones deportivas, etc. son el pavor de los habitantes de los barrios más miserables de cualquier ciudad. Obviamente “el embellecimiento urbano” supone alejarlos de las cámaras internacionales y en algunas partes del mundo lo hacen a empujones.

“Los juegos olímpicos de la edad moderna” siempre han sido una buena oportunidad para empujar a los más desfavorecidos. Los nazis en 1.936 desplazaron a decenas de miles de personas, Mexico D.F., Atenas y Barcelona fueron también acompañadas de expulsiones, expropiaciones, etc. Seúl en 1.988 batió el record establecido hasta el momento en cuanto a realojamientos forzosos, más de 900.000 desfavorecidos de Seúl fueron desahuciados sin contemplaciones. Pero China lo hace todo a lo grande. Hay muchos chinos en china.

Solo la construcción del famoso “nido de pájaro” ha implicado el desplazamiento y reubicación de 350.000 personas y el cese de actividades comerciales de decenas de otros miles, sin posibilidad de indemnización o subsideo de desempleo alguno. El “embellecimiento urbano” de Beijing (¿por qué me gustará más a mi decir Pekin?) ha sido un macronegocio inmobiliario con un montante total de más de 160 mil millones de dólares, financiado con dinero público, empresas multinacionales y el infatigable trabajo de millones de semiesclavos. El cambio de la ciudad es tan evidente como que supone la extensión de tres Manhattan. Cientos de miles de millones de yuans gastados para construir una fachada de orden y progreso.

Distintas O.N.Gs., organismos internacionales, etc. calculan que el total de desplazados puede ser de dos millones de personas. Desde hace al menos seis años, centenares de miles de éstos desafortunados han sido reubicados en las provincias de Sichuan, Gansu, Yunnan y U-Tang, provincias que forman parte del llamado Tibet histórico. Así se matan dos pájaros de un tiro: mientras el nido de pájaro “megamonumento al progreso” se expone al mundo desde la megaUrbe, se construyen asentamientos en zonas que reveindican su independencia y se hacen negocios y tratos con los más guais.

Para éstos colonos forzosos y para otros miles recolocados en otras partes del país hace años que comenzaron las pruebas de salto de obstáculos, natación sincronizada y Taekwondo.
(¿Puedo colocar ésta entrada con la etiqueta “dinero”?)



"La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas"
Albert Camus

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No se pueden conculcar la libertad y los derechos humanos en nombre del desarrollo.

Arsénico Lupin dijo...

Atila es un GENIO. Párate a reflexionar :)

Necronomicón.net dijo...

"La tiranía totalitaria no se edifica sobre las virtudes de los totalitarios sino sobre las faltas de los demócratas"
Albert Camus

_Anónimo
_Arsénico Lupin

Gracias por la visita, por leerlo y por comentar.